Vincula2

Tiempo de lectura
7 minutes
Documentos

Vincula2

Terapia con Caballos

30 Mayo 2013
 0 recomendaciones
1 comentarios

Información destacada

  Idioma/s:  

Resumen de lo que Frauke y yo entendemos como psicoterapia con el caballo desde la teoría del campo gestáltica y con la esencia de la filosofía del manejo natural de caballos.

 

La Terapia con caballos incluye para mí varios tipos de intervención, teniendo todos ellos en comÚn la presencia de este gran sanador y un entorno de naturaleza y aire lo más libre posible. Cuando hablamos de terapia con caballos se puede entender de forma diferente, en función del contexto y lo que cada uno conozca al respecto. Es así que podemos diferenciar entre:

Hipoterapia: Llamamos así a las actividades terapéuticas realizadas con caballos y dirigidas a personas con discapacidad, en las que el paciente no ejerce ninguna acción de mando sobre este. Siendo el caballo sobre el que se coloca a estas personas el que actÚa como rehabilitador y reeducador, con su ritmo en el movimiento tridimensional, el calor y su presencia.

Equitación terapéutica: Actividades ecuestres dirigidas a personas con enfermedades o afecciones discapacitantes e inadaptaciones, en las que estas ejercen una acción de mando sobre el caballo, tanto en la preparación como en la conducción o manejo de este, orientadas a reeducar, corregir, mejorar o paliar síntomas.

Equitación adaptada: Son las actividades ecuestres dirigidas a personas con alguna discapacidad cuya finalidad es el empleo del caballo como deporte ocio o esparcimiento.

Volteo terapéutico: Más simple que el volteo tradicional o tan complejo como éste, se trata de la realización de ejercicios sobre el caballo mientras éste está en marcha o parado.

A estas definiciones añadiría lo que yo entiendo por Terapia con el caballo desde una mirada gestáltica de actora y receptora en el mundo de los grandes maestros caballos. En el momento en que aparece la palabra terapia se asocia muchas veces a que la persona que lo recibe tiene que sufrir algÚn tipo de enfermedad, o estar “loc@”, para mí, la terapia con los caballos es beneficiosa para cualquier tipo de persona que desee conocerse un poco mejor o simplemente disfrutar a través de ellos, y esto ya es terapéutico.

Es terapia “del darse cuenta” y es en pro de esto que para mí tenemos que trabajar los terapeutas que utilizamos el caballo como co- terapeuta en nuestras sesiones, es la terapia de conocerse, manifestarse y aprender a amarse, gracias al otro, que en este caso es principalmente el caballo, con los apoyos de la psicoterapeuta y monitora ecuestre (que conduce el caballo, en los casos que no lo hace la propia persona sobre la que se está interviniendo).

La principal función de caballo es actuar de espejo y catalizador de las emociones, y todo lo que nos está ocurriendo en el aquí y el ahora con él. Desde una perspectiva holística/global y de campo(organismo/entorno), podemos decir que todos quienes participamos de esa terapia( paciente, psicoterapeuta, caballos, monitor ecuestre etc), estamos influyendo y siendo influenciados por la situación y que el caballo especialmente nos va a ayudar a mostrar y ver y sobretodo sentir, es por ello, que como terapeutas es conveniente conozcamos bastante los caballos y su forma de comunicarse, a pesar de no tener que ser quien les conduce, para así, poder hacer una lectura lo más justa y precisa de toda la información que nos está transmitiendo y permitiéndonos devolver una información también precisa al paciente y aprovechar de forma más acertada estas señales en nuestra intervención.

Uno de los trabajos en la terapia con caballos consiste en intentar mostrar al paciente las modalidades que tiene de contacto con el mundo, para que pueda aceptarlas y observar aquellas que le producen sufrimiento, quedando a su elección las que desea cambiar, para lo que la psicoterapeuta servirá de apoyo en el proceso junto al resto de profesionales. Entre los objetivos está también que la persona pueda disociarse de sus problemas, que consiga vivenciar estados de conciencia que le devuelvan y le ayuden a dejar impresos en su cuerpo sentimientos de aceptación, de confianza, de seguridad, de amor en sentido global, haciendo que estos ocupen cada vez más espacio en sus vivencias y pueda extrapolarlos fuera, a las relaciones con el resto de las personas.

La terapia con los caballos ayuda a reajustar el autoconcepto hacia una versión más sana de la persona, eleva la autoestima, mejora la autoimagen, fomenta una mayor conciencia corporal, y desarrolla el lenguaje corporal para un uso más sano y liberador en las interacciones con el mundo, colabora a un mejor manejo de los impulsos y emergencia de emociones desagradables, desarrolla la capacidad de poner límites y ser asertiva, mejorando las relaciones con la autoridad, ayuda a conocer los propios miedos para escuchar el mensaje y la función que tienen y aprovecharlos en propio beneficio, mejora la comunicación y por su puesto aumenta la motivación como principal motor vital, ayuda a disociarse de los problemas, para desde ahí trabajar potenciando la parte sana de la persona, mejora la empatía, mejora la atención, concentración y memoria, fomenta la autonomía y

superación personal, fomenta la responsabilidad personal sobre las propias decisiones y acciones, y en el área puramente psicomotora, mejora el equilibrio, fortalece la musculatura, mejora la coordinación, los reflejos, la planificación motora, mejora la capacidad de relajación de la musculatura, reduce patrones de movimiento anormales y mejora el estado físico en general. Todo esto, en un ambiente de naturaleza, que siempre es saludable y nos ayuda a contactar con nuestra naturaleza salvaje, nuestro instinto, despertando nuestros sentidos en su concepción más amplia, que a veces tenemos dormidos o “domesticados” por introyecciones que se nos “regurgitan” hasta que nos detenemos a escucharlas, par transformarlas y asimilarlas de forma sana y acorde a nuestra propia naturaleza.

La función social que adquiere la relación de una persona con un caballo es muy potente, ya que la forma como nos movemos con el caballo, es la forma como nos movemos con el mundo, es por tanto que a través de la proyección, podemos ir dando forma a la experiencia para una asimilación más sana y dotación de nuevos recursos.

 

¿Cómo nos ayuda el caballo co-terapeuta?

El caballo nos enseña y nos ofrece su aceptación incondicional, sin juicios, nos acepta tal cual, sin importarle nuestro físico, nuestra cuenta corriente, nuestros orígenes, ni nada más de nuestra vida que nuestra presencia en ese momento, nuestra esencia.

Nos transmiten fortaleza, lealtad, libertad, paz, sosiego, el gusto por la vida, simplemente por el estar, no por el “ser”.

Nos informa que los problemas que surgen en la relación con ellos siempre tienen que ver con cómo estamos, son el espejo de nosotros mismos, es por ello que tenemos que tener muy claras las cosas antes de interactuar con ellos, nos exigen saber qué queremos de ellos( y antes, de nosotros mismos), estar claros y conscientes, conocer nuestras limitaciones, nuestras carencias, nuestras formas de contactar el mundo en general, nos exigen disciplina y firmeza para poder respondernos y ofrecernos lo que les estamos pidiendo, siendo imposible obtenerlo de otra manera. Nos exigen llevarlos con la cabeza y con el corazón, no con la fuerza.

Nos demandan tranquilidad y relajación en el trato con ellos y respeto de su espacio vital y su ritmo desvelándonos con ello el nuestro propio e invitándonos a respetar el proceso natural de las cosas.

Nos enseñan de la necesidad de los demás y de la vida armónica en sociedad a la vez que de nuestra autonomía y responsabilidad.

Nos enseñan paciencia con ellos y nosotros mismos para llegar a coordinarnos y obtener lo mejor y más sano para ambos en nuestro relacionando.

Nos demandan comunicación a través de nuevos canales lo que nos ayuda a desarrollar nuestras aptitudes y a despertar nuestros sentidos.

Los caballos nos sólo nos aceptan, sino que nos ayudan a aceptar de forma más natural y espontánea a nosotros mismos y a los acontecimientos tal y como vienen, para mantener así un estado lo más saludable posible para nosotros mismos y ya de paso a quienes nos rodean. Nos ayudan a fluir con la vida, con lo que hay, y a dejar de oponernos a las obviedades presentes para así poder superarlas y crecer aliviando y transformando el sufrimiento.

 

Las sesiones de terapia con el caballo

En función de la persona y del caso, tendremos en cuenta las necesidades para desde ahí plantear de forma interdisciplinar unos objetivos claros y definidos y por supuesto realistas, tanto si se trata de hipoterapia, equitación terapéutica, volteo terapéutico, equitación adaptada o psicoterpia-terapia con el caballo. Las sesiones de terapia con el caballo son complementarias al trabajo de psicoterapia en consulta y deseable que vayan acompañadas, pero en el caso que por motivos varios, no fuera posible realizar ambas, siempre podemos trabajar con el caballo desde la parte sana del paciente, potenciándola para una mejor calidad de vida.

En el caso de la hipoterapia, con personas con discapacidad física, es imprescindible la presencia de un fisioterapeuta, además de la psicóloga y monitora del caballo, para desde ahí trabajar en equipo interdisciplinar sobre la situación.

La duración de las sesiones individuales en terapia con el caballo puede ser de aproximadamente una hora, en hipoterapia concretamente, dependiendo del caso y las peculiaridades físicas, pueden ser de 30 minutos o 45 y no todos los ejercicios son únicamente desde arriba del caballo. La frecuencia deseada de las sesiones es de sesión semanal.

Todas las terapias en cualquiera de su modalidad, empiezan con la elección del caballo en el caso que se pueda elegir y el equipo lo considere oportuno, acercamiento, cepillado-aseo del paciente hacia el caballo, previo al resto de ejercicios de la sesión.

Tras cada sesión se realizan siempre los registros correspondientes por parte del equipo que utilizará en las siguientes intervenciones, de forma hilada en el proceso de terapia.

Y con esto, solo me queda invitar a todas aquellas personas que aún no lo hayan experimentado, a un primer contacto con los grandes maestros, capaces de movilizarnos a nivel interno, lo que a veces en una consulta tratamos consciente o inconscientemente de esquivar con nuestro control por miedo a sufrir con lo que pueda salir de nosotros mismos. El caballo” te baja las defensas en un segundo”, no hay disfraces, no hay mentiras, el contacto es puro y el apoyo, aceptación y acompañamiento de lo que emerja también. Es incondicional, sabiduría ancestral.

 

VINCULA2
Terapia con caballos

Verónica Aracil Martínez
Psicóloga - Psicoterapeuta
CV-08502

Hay 1 Comentario

<h3><a>Me interesa</a></h3> <div>Enviado por&nbsp;<a href="http://gestaltnet.net/author/Mar%C3%ADa%20In%C3%A9s%20Jim%C3%A9nez" >María Inés Jiménez</a>&nbsp;en&nbsp;19:27</div> <div>Verónica: Estamos trabajando con hipoterapia desde un marco gestáltico junto a un equipo de SENAME. Me interesa su propuesta y tener algun tipo de intercambio. ¿Me puedes dar tu correo y mas datos de tí, donde palicas esto, con que población etc?</div>

Patrocinados