Introducción de Frederick Perls a "Terapia Gestalt"

Introducción de Frederick Perls a "Terapia Gestalt"

Introducción de Frederick Perls a la edicion de "Terapia Gestalt" de 1971 de Bantam Books

Poco antes de morir, Frederick Perls escribió una nota introductoria a la edición de Bantam de Terapia Gestalt. Como esa edición está fuera de impresión, su nota ya no está disponible. La ofrecemos aquí exactamente como aparece en la edición de Bantam.

NOTA DEL AUTOR

 

La Terapia Gestalt está ahora alcanzando la madurez a pesar de que Yo escribí el manuscrito original hace aproximadamente veinte años atrás. Durante estos años se han producido muchos cambios tanto sociales como psicológicos, sin embargo, los experimentos gestálticos incluidos en este volumen son tan válidos hoy como lo demostraron ser la primera vez que los llevamos a cabo en las clases de expansión de la conciencia inmediata.

El énfasis en general, sin embargo, ha cambiado de la idea de terapia a un concepto gestalt de crecimiento. Ahora considero que la neurosis no es una enfermedad, sino uno de los varios síntomas de estancamiento del crecimiento. Otros síntomas de estancamiento del crecimiento son la necesidad de manipular el mundo y el control de la locura, la distorsión del carácter, la reducción del potencial humano, y la falta de  “respons-abilidad” y lo más importante de todo, la producción de huecos en la personalidad.

La maduración es un proceso continuo de trascender el apoyo del medio ambiente y desarrollar el auto-soporte, lo cual significa una reducción cada vez mayor de las dependencias.

El bebé nonato depende en todos los aspectos de la madre –para obtener el material para el crecimiento físico, el oxígeno, el calor, el transporte; inmediatamente después del nacimiento él debe proveerse su propio oxígeno. Pronto debe contribuir para su propia ingesta de alimentos, por la succión de la leche y proporcionarse una cantidad considerable de calor para sí mismo. Conforme pasa el tiempo, se vuelve más y más auto-sustentable, aprende a comunicarse, a gatear y caminar, morder y masticar, aceptar y rechazar. Así que el desarrollo continúa y el niño se da cuenta de una parte de su potencial para la existencia. Desafortunadamente, en nuestro tiempo la persona promedio utiliza sólo alrededor del 10 al 15 por ciento de su potencial; una persona que utiliza el 25 por ciento es llamada un genio.

Para movilizar su potencial y para garantizar la maduración adecuada, el niño tiene que superar muchas frustraciones. En el niño sano estas frustraciones movilizarán los recursos que están innatamente disponibles.

Cuando las frustraciones son demasiado grandes para el niño hacerles frente o él ha sido mimado y privado de la oportunidad de “hacerlo por sí mismo”, él va a desarrollar su propio tipo individual de psicopatología. Él comenzará a manipular el medio ambiente por el comportamiento falso (role playing) o tomando el control para asegurarse de que estas frustraciones intolerables no ocurran de nuevo. Se formará un carácter específico y escribirá un guion-de-vida que garantice su supervivencia. Las frustraciones más importantes ocurren naturalmente cuando las demandas se hacen sobre él desde el medio ambiente en una etapa en la que no las puede enfrentar, cuando por ejemplo él habla en un lenguaje de conceptos y abstracciones en un momento en el que puede pensar sólo en términos concretos. En ese momento se puede desarrollar un sentimiento de absoluta estupidez. En un caso como este su guion-de-vida demandará una sobrecompensación de la omnisciencia.

El principio subyacente a estos trastornos es la demanda medioambiental para ser lo que él no es, la demanda para actualizar un ideal más que para actualizarse a sí mismo. Se llega al desequilibrio. Algo de su potencial es entonces alienado, reprimido, proyectado. Otras características son puestas como comportamientos falsos, que demandan esfuerzo en el auto-apoyo, agotamiento sin satisfacción.

Finalmente esta profunda división entre nuestra existencia biológica y social conduce a más y más conflictos y “huecos.” Los agujeros son las principales características de la personalidad incompleta. Algunos de nosotros no tenemos corazón o ninguna intuición, algunos no tienen piernas para estar de pie, ni genitales, confianza, ni ojos u oídos.

Si una persona tiene un agujero donde otras personas tienen ojos, se encuentra con que sus ojos se proyectan en el medio ambiente y llevará una vida de auto-conciencia, permanentemente perseguida por la idea de que se le mira, admira, acusa, etc. El peor agujero en que puedo pensar es el de una persona que no tiene oídos. Este se encuentra normalmente en las personas que hablan y hablan y esperan que el mundo los escuche. Utilizan frases de otras personas meramente como tablas de salto para la conversación ingeniosa, si escuchan mucho. Ciertamente no escuchan las voces de su entorno; a lo sumo ellos resumen el contenido y se mantienen en un nivel intelectual vacío. Tenemos una polaridad peculiar en este mundo: escuchar versus discutir. Las personas que escuchan no discuten, y las personas que discuten no escuchan. Si las facciones en guerra en nuestra sociedad –los cónyuges, las dependencias de negocio– abrieran sus oídos y escucharan a sus oponentes, las hostilidades en nuestro entorno y entre las naciones, en gran medida disminuirían.

El “Yo te estoy diciendo lo que tú necesitas” sería reemplazado por el “Estoy escuchando lo que tú quieres”, y la base para la discusión racional estaría abierta.

Esto se aplica tanto a nuestros conflictos internos como se aplica a la situación del mundo en general.

Pero, ¿cómo abrimos los oídos y los ojos del mundo? Considero que mi trabajo es una pequeña contribución a ese problema, el cual podría contener la posibilidad de la supervivencia de la especie humana.

F. S. Perls

Agosto de 1969
Cowichan Lodge, B.C.

Version en PDF descargable:

https://www.academia.edu/9831589/Introducci%C3%B3n_de_Frederick_Perls_a_la_edicion_de_1971_de_Terapia_Gestalt_

Comentarios

Me parece muy interesante la aseveración que hace Perls al referirse al “peor agujero en que puedo pensar es el de una persona que no tiene oídos”. Me parece una invitación a hacer un análisis de un acto proyectivo de uno de los creadores de la Terapia Gestalt.

Al leer textos biográficos respecto a Perls, e incluso sobre Goodman; siempre queda la afirmación hipotética de que estos personajes se caracterizaban por tener “caracteres egotistas”, si se me permite usar este concepto.

Leer textos como “Dentro y fuera de la basura” (1969), autobiografía de Perls o “Fritz Perls, aquí y ahora” (1989), biografía construida por Jack Gaines, a través de entrevistas de las distintas personas que compartieron vida con Perls. Puede uno notar que este “peor agujero” de la personalidad, era una de las características de Fritz. El “hablan y hablan y esperan que el mundo los escuche” era muy característico de Perls, incluso demostrándose escenas en las cuales Perls prefería abandonar sitios o reuniones cuando no se le prestaba la debida atención.   

De igual modo el “Utilizan frases de otras personas meramente como tablas de salto para la conversación ingeniosa”, es una descripción muy acertada de su modo de construir teoría. En los libros biográficos existen opiniones de un Fritz que nunca hacía referencia a los expositores de ciertas ideas. Como se diría actualmente, violaba el copyright y los derechos de autor. Incluso en el libro de Gaines, si mal no recuerdo, hay una entrevista en la cual se expone que Perls en público desprestigia el ejercicio de la meditación, pero luego en un encuentro privado con el entrevistado, testigo de este incidente, afirma que el mismo medita todos los días y que es un ejercicio que le ayuda a llevar su día. Lo cual concuerda con su afirmación en esta introducción “a lo sumo ellos resumen el contenido y se mantienen en un nivel intelectual vacío.” Apreciándose una tendencia del carácter de Perls muy marcada, que era su no importancia a la investigación profunda. En el mismo libro de Gaines, un entrevistado afirma que Perls no era un hombre de lectura, que su mayoría de ideas novedosas, eran extraídas de resúmenes de personas que le contaban sobre tal o cual teoría o concepto novedoso.

Por ultimo su afirmación, “Tenemos una polaridad peculiar en este mundo: escuchar versus discutir. Las personas que escuchan no discuten, y las personas que discuten no escuchan.” Nuevamente muestra otra característica marcada de Perls, la cual compagina muy bien con la primera característica de la necesidad de un público que lo escuche. En los textos biográficos, se evidencia a un Fritz que no soporta la rivalidad, la disputa. Por ejemplo, en el libro de Gaines, en varias entrevistas se menciona como Perls en algunas ocasiones desprestigiaba a los demás conferencistas o formadores del centro Esalen de Big sur, y en los momentos en donde estos querían escuchar su opinión y abrir un debate el reusaba a llevar a cabo estas discusiones, o de igual forma, en los momentos de debate desmeritaba todo el ejercicio al denunciarlo como puro “Bullshit” o mierda intelectual.

Me parece muy interesante esta pequeña introducción y el atisbo que nos permite dar al “ovalo existencial” (si se me permite ampliar el termino ovalo visual el cual toma Goodman de creo Aristóteles, en Terapia Gestalt) de uno de los creadores de nuestra Terapia Gestalt. 

¡Saludos Alberto! Muy interesantes tus comentarios. No he tenido la oportunidad de leer a Jack Gaines, es un libro que me ha sido imposible conseguir y el cual me gustaría leer.

Concuerdo contigo en relación al “carácter egotista” – con respecto al término que usas cuando Goodman describe está “perdida de la función del ego” lo hace tanto como carácter y como proceso – de Perls y Goodman, aunque no creo que sea una hipótesis ya que el mismo Taylor Stoehr y Susan Sontag – quienes lo conocieron personalmente –  afirman que Goodman era un egotista. No es casualidad que la importación de este término a la Terapia Gestalt haya sido hecha por la pluma de Goodman, lo cual me lleva plantear la pregunta ¿acaso por eso él concibió una forma sana del egotismo como una manera de justificar su propio egotismo?

Con respecto al “carácter egotista” de Perls diferentes personas lo han señalado a partir de las muchas críticas a su ya conocida “Oracion Gestalt”. Esto también es patente en esta “nota” que le hizo al PHG, cuando plantea su definición de madurez como: “un proceso continuo de trascender el apoyo del medio ambiente y desarrollar el auto-soporte, lo cual significa una reducción cada vez mayor de las dependencias” que es lo mismo que “yo hago lo mío y tú haces lo tuyo”. Esta frase suena bien en su primera parte pero cuando dice que el auto-soporte o auto-apoyo es “una reducción cada vez mayor de las dependencias” todo lo anterior lo manda dentro del bote de basura.

Si, Goodman toma “ovalo de la visión” de Aristóteles.

Si es interesante la introduccion y otras cosas se podrian comentar con respecto a su contenido

 

Son muy interesantes los comentarios sobre las proyecciones de Fritz, como cualquier otro ser humano las tenía, pienso que hay que rescatar lo que nos dejó a partir de esa mezcla de producción personal  e intelectual, que en todo autor es inevitable. Por otra parte, discrepo con la idea de "originalidad", el ser humano al ser un individuo histórico, necesariamente debe tener referencias para crear lo nuevo, ninguna creación parte de cero sino de los antecedentes que existen en su época respecto del tema que quiere profundizar, saludos.

 

Colabora con el proyecto Gestaltnet

Necesitamos tu ayuda para continuar adelante.
Si te resulta útil e interesante que este proyecto continúe, haz un donativo.

¿Te parecen interesantes los artículos que publicamos en Gestaltnet?

¿Quieres colaborar a que esta página siga actualizada y al día?
Colabora con un donativo.

Gestaltnet quiere continuar dando servicio a la comunidad gestalt

Necesitamos tu ayuda para hacer este servicio sostenible.
Haz un donativo, sólo te llevará un minuto.