Afrontamiento gestáltico en las relaciones de maltrato

Afrontamiento gestáltico en las relaciones de maltrato

Imagen cedida por: 

El trabajo aquí y ahora, la teoría del campo: organismo/entorno ¿Qué podemos entender por maltrato? ¿Cómo se entiende en la calle y como en la experiencia de acompañamiento desde el programa de Ayuda? Un artículo de Charo Pousa Torres.

 

 

Charo Pousa Torres Colegiada G-86 del CopGalicia. Psicoterapeuta Gestalt, Psicóloga Clínica acreditada,  Psicóloga Jurídica, Psicóloga del programa de ayuda psicologica a mulleres victimas de violencia de xenero y domestica de la Xunta de Galicia y el COP galego (APAMVVDX).

 
 

Información básica del programa de maltrato de la Xunta de Galicia

Unos inicios para explicar como funciona el programa de Ayuda Psicoloxica a Mulleres Victimas de Violencia de Género y Doméstica del acuerdo entre el Colegio de Psicoloxia de Galicia y el Servicio de Igualdade de la Xunta de Galicia. 

Trabajamos con las mujeres que vienen remitidas de los centros de información y nuestra tarea es hacerles un soporte emocional y volverlas a poner en la vida. 

Desde aquí es desde donde hacemos nuestro planteamiento, no tenemos mucho tiempo porque las atendemos durante 10 sesiones de 50 minutos cada una e intentamos prolongar la cobertura de dichas  sesiones en el tiempo, lo mas posible para que cubra sus necesidades desde el primer momento hasta la denuncia o el juicio si llegan a denunciar. 

No solemos empujarlas a que denuncien, aunque sí tratamos de hacerles darse cuenta de su situación de precariedad, condiciones de urgencia, medidas de seguridad, recursos de ayudas y servicios sociales, podemos ayudarlas y de hecho lo hacemos a que miren desde otra perspectiva, y tratando de ayudarles a encontrar alternativas desde su emoción y su situación.

Por lo cual, no son trabajos de larga duración sino que son como meras aspirinas, que esperamos hagan su efecto en el momento oportuno y tratar de que cada una de ellas se lleve por lo menos unos cuantos recursos para manejarse en las situaciones de maltrato con las que conviven. 

En otras ocasiones, recogemos su malestar después de la denuncia y los primeros momentos de confusión, miedo, añoranza, culpa y la necesidad automática de volver con él.

No trabajamos con sus historias personales pasadas, aunque, a veces surgen causas o historias anteriores de maltrato ocurrido en sus propias familias(madre, padre, hermanos..) o con otras parejas, que intentamos integrar en la terapia aunque no podemos pararnos a trabajarlas, sino que damos pinceladas, por lo menos para que cuestionen su manera de entrar en la relación con este tipo de personas y también el cuestionamiento de que hacen ellas en ese entorno y como lo manejan. 
 

Funcionamiento de la relación de maltrato: los roles característicos y perfiles personales de la víctima y el maltratador

La mujer tiene una relación con un hombre que se acerca a ella como una persona fuerte, protectora y capaz de rescatarla o salvarla, la mujer en este tipo de relaciones recuerda patrones convencionales la figura de la mujer frágil que necesita la ayuda y el apoyo del hombre primitivo.

 

“El amor es un sentimiento primitivo plasmado en los genes humanos, un carácter básico y esencial de la humanidad que se manifiesta de las formas mas complejas y sublimes” (Luis Rojas Marcos )

 

1.- La figura del maltratador emerge para ellas como una persona fuerte, protectora algo que tiene que ver con la dependencia emocional arraigada en la infancia, el hombre que resuelve, decide por ti, te protege. 
 
Ellas están en confluencia con el, sin diferencias, sin discriminar, cual es su necesidad y cual la de ella, se prioriza la de él, la capacidad de ellas para la empatía, el complacer, su forma de cuidar, su mucha obediencia, las formas pasivas de recriminación o de rebeldía pasiva sin enfoque y sin darse cuenta del papel que desempeñan ellas. 
 
2.- La figura de la victima emerge como una persona dependiente emocionalmente de un hombre fuerte siendo ella una persona frágil, dócil, femenina, sin tener opinión. También aparecen mujeres fuertes, con capacidad de decisión, fortaleza, duras, pero ancladas a nivel afectivo en el rescate y la protección…
 
¿Cómo hacen ellas para ajustarse a la situación? ¿Cuál es su ajuste creativo? Ellas disminuyen el valor del daño, justifican la actitud de ellos, se reconocen que ellas son culpables (introyección) que se lo merecen por provocarlos, esta minorización del daño repercute en el silencio, la introyección,  consideran que es su cruz o su castigo, que no tienen forma de escaparse, que ellos las quieren, que ellas los quieren, que son padres de sus hijos, que sus madres no les apoyan, que adonde van a ir, miedo económico, miedo a la reacción de ellos, al maltrato mayor, a no ser capaces de escapar… Entonces su ajuste es conservador, es asumir ellas la culpa, dejar de ver lo que ocurre y tapar sus sentimientos y en definitiva dejar de sentir.
 
Si ellas no hacen esto su sentimiento de abandono y desamor se les hace insoportable por lo que necesitan seguir haciendo esto y el refuerzo cada vez es mayor porque cada vez es mayor la violencia y el desprecio.
 
3.- A nivel afectivo se encuentran paralizadas en el nivel de desarrollo del amor como tema romántico, con falta de crecimiento y evaluación y desarrollo de patrones de conducta desiguales en la pareja, ideal de familia, copia y repetición de la misma. Confunden el amor con el maltrato, confunden el cuidado con la posesión. Hay alteraciones en la percepción sensorial y alteraciones cognitivas.
 
4.- Un perfil de mujer maltratada debe contemplar estas características: falta de autoestima, miedo, dependencia emocional, síntomas físicos, problemas psicosomáticos, depresión, trastornos ansiosos, tramo de edad 30-60.

 

Los trastornos psicológicos más frecuentes de la mujer maltratada:

  • trastorno por estrés postraumático
  • trastornos del estado de ánimo: depresión, melancolía
  • trastornos ansiosos: agorafobia, crisis de angustia
  • trastornos bipolares
  • trastorno por evitación
  • trastornos disociativos: despersonalización, de identidad.

 

5.- Características del hombre maltratador. 

 

  • Agresivos, impulsivos, sin control de sus propias emociones. Falta de autoestima, controladores, a través de ellas acceden a las relaciones sociales. Ansiedad y desconocimiento de cómo gestionar  su rabia.
  • Mucha variabilidad en sus emociones, se alteran con cualquier cosa, complejos de inferioridad, falta de habilidades sociales, no tienen amigos, y poca relación con la familia. Ansiedad
  • Falta de resolución de conflictos con mayor provocación cuando hay algo que resolver. Desprecian a las mujeres, ideales machistas, excesiva valoración masculina, solo existe el hombre y sus acciones: el trabajo, la procreación, el sexo, el dinero que aportan, el papel de hombre como sustento.

 

Formas de control que ejerce el hombre respecto a la mujer: control a través del móvil, el ordenador, les controlan las entradas y salidas de casa (aunque ellas piensan que esta es una forma de quererlas) confunden la posesión con el cuidado. A menudo utilizan muchas llamadas de teléfono (absorbentes y posesivos), control de sus visitas, el tiempo que pasan fuera de casa, las controlan en todos sus movimientos, se convierte en un sinvivir. También las acciones, las compras, las visitas familiares, los amigos, poco a poco las van aislando de sus apoyos. Este control se aumenta progresivamente neutralizando todo lo que significa libertad para una mujer, controlando su forma de vestir, no quieren que llamen la atención, que no vayan exageradas, porque son de su propiedad.
 
Una vez que producen el aislamiento social de ellas, les resulta mucho mas fácil controlarlas y a la vez hacerlas cada mas dependientes de sus emociones y de ellos, al no tener ellas forma de contrastar su experiencia con otras formas de vivir, ninguna comunicación.
 
Una de las formas mas impactantes de control es a través del lenguaje a través de los insultos y desprecios,  la desvaloriza  hasta el punto de que la mujer pierde poco a poco sus habilidades y se deja llevar por el criterio de él, pierde su opinión personal puesto que no la deja expresarse,  y cuando ya no opinan ni sienten ni hablan, lo único que existe es la manera de sobrevivir a este maltrato, comienzan a apartarse, conocen su nivel de rabia y excitación. A veces se protegen, otras entran en la provocación puesto que él cada vez se descontrola más y ellas no saben a quién acudir ni qué hacer para parar esta situación.

 

Formas de violencia psicologica: lo que les dicen

  • Referentes a su utilidad: no sabes hacer, no sabes opinar, no vales, no sirves, eres una inútil, eres imperfecta en todo..
  • Referentes a sus defectos físicos: gorda, fea, descuidada, maleducada, insultos procaces e hirientes, respecto a sus habilidades sexuales, de cocina, de trabajo, en general no sirves y no me vales.
  • Referentes a sus familias: no vales, no sirves, críticas, insultos, enjuciamientos morales, juicios de valor, desprecios, descalificaciones.
  • Referentes a la pareja o hijos: todo lo malo de los hijos es de ella, él no tiene nada malo, todo es bueno, él sí vale, sirve, amenazas, chantajes, insultos, si no haces esto te quito a tus hijos o no los vuelves a ver, les quitan el dinero o nunca se lo dan, etc.

 

Estos hombres solo quieren estar con ellas porque las manejan y les resulta cómodo,  por lo cual,  si ellas se mueven, ellos sienten miedo de que les dejen y se asustan y por eso les pegan. No suelen arrepentirse porque no creen que hayan hecho nada malo, son insensibles. Hay mucha desensibilización, en parte es producto de la educación, pero no siempre, así les enseñaron a ellos, la justificación del patrón machista es frecuente y también en los ámbitos judiciales. 
 
No suelen pedir perdón, ni arrepentirse, suelen creer que tienen la razón y no reconocen el daño que les han hecho, a través de su justificación las vuelven a enganchar en su modelo, no saben/no pueden dejar de hacerlo, tampoco tienen otro modelo más que el que han aprendido. 
 
La forma de trabajar con ellos es hacerles sentir el daño y la vulnerabilidad de las emociones, trabajando su control de impulsos, la posesión, los celos, y enseñándoles una forma de relación basada en la relación de iguales, mostrándoles videos y trabajos grupales que refuercen esta nueva forma de entender las relaciones de pareja.
 
Trabajar la rabia y la resolución de conflictos, ayudarles a sentir, volverlos más vulnerables, trabajar las habilidades sociales, aprender a valorar las condiciones femeninas.
 
Un perfil del hombre maltratador debería tener estas características: tramo de edad 20-60 (todas las edades), ideología machista, aislamiento social, falta de habilidades sociales, impulsividad, falta de control, carácter duro, frío, exigente, violentos, descompensados, abusones de poder, con complejos de  inferioridad. Patologías que pueden presentar:  

  • Excesiva preocupación por el dinero (control, avaricia)
  • Importancia del papel del hombre como sujeto que ejerce el control en la vida, protector, decisivo, ideología machista.
  • Falta de resolución de conflictos, dejadez, pasividad, no acting out, emoción conocida: rabia, desconocen y no permiten: la tristeza
    • trastornos narcisistas 
    • trastornos obsesivos 
    • trastornos antisociales 
    • trastornos de evitación

 

Soporte emocional: explicación de las sesiones

Cuando la mujer acude al programa ha sido maltratada por su pareja hace unos días, durante semanas, meses o años. Vienen rotas, desestructuradas, descentradas, con mucho miedo, básicamente cansadas de luchar, con poco o ningún apoyo, tienen todavía pendientes la asistencia al juzgado por la demanda de maltrato o la de divorcio, en definitiva se encuentran mal consigo mismas y mal con él, y están confundidas y no saben qué sienten

¿Qué podemos hacer entonces desde la gestalt con los sentimientos de la mujer que viene al programa? 

  • Principalmente hacerla SENTIR, ponerla en contacto con ella misma y sus sentimientos, acogerla, que quepan sus sentimientos, dejarla hablar y opinar sobre su propia vida, dejar que ella misma vuelva a coger las riendas de sus decisiones, apoyarla en las decisiones que vaya tomando. 
  • Trabajando con la teoría del campo veo diferencias entre hacerlas sentir culpables, quitarles la culpabilidad o trabajar en el campo desde el organismo/entorno. Desde aquí son ellas dentro de la situación: lo que han hecho/lo que pueden hacer en el aquí y ahora de su situación. Es dinámico ver cómo entienden que ellas son o han sido parte de una situación construida entre los dos.
  • En el trabajo terapéutico las ponemos en el aquí y ahora, las ponemos en situación tomando las riendas de su vida viendo que son capaces, en actividad, las empujamos a que vayan a buscar papeles, tratando de que resuelvan los asuntos más urgentes de su vida, que se pongan en movimiento cambiando el rol de pasividad y complace a ser ellas las que buscan la satisfacción de sus necesidades, buscando medios para resolver sus problemas, el risga, renta de integración social,  divorcio, temas de custodia, ayudas sociales, abogado…

Es aquí donde a mí me parece que se puede trabajar desde la teoría de campo puesto que esta claro que no solo el maltrato es una defensa o una agresión en el aire, hay algo que ocurre en el campo que despierta en el agresor su agresividad, da igual que el motivo sea pequeño o grande, importante o no.

Lo que sí ocurre es que ese detonante determina la acción siguiente, en donde puede variar la forma o la manera en que se produce pero suele tener un patrón muy determinado, algo del ambiente produce en él la emoción de la rabia que es descargada sobre la persona que se encuentra con él en su ambiente y a la que hace responsable de su descarga emocional.

La victima reacciona complementando su rabia o bien entra en la provocación y contesta desde la rabia o bien se calla y asume la rabia del otro con lo cual se la traga, lo que va a producir un estallido posterior que precipitara más agresión y más maltrato.

Desde mi punto de vista ninguno de los dos sabe manejar las emociones, hay uno de los dos que provoca, impone su manera y ocupa todo el espacio emocional con la emoción que no sabe regular y otra persona que no sabe o no puede calmar o no entrar o apartarse. 

De alguna manera los dos se complementan y es aquí donde parece que se instala la mutua dependencia emocional si ninguno de los dos controla o maneja su rabia, la otra persona es el canalizador, el que le sirve de desahogo, etc., es decir que no hay un manejo interno de la rabia sino una exposición externa como algo que le molesta lo echa fuera de si y como la otra persona se traga la rabia que él tiene, por tanto esto tiene un efecto homeostático para el maltratador en esta persona; por otro lado la víctima guarda dentro de sí su rabia provocada por él, unida a sus sentimientos de indefensión e impotencia mas la rabia de él .

En el aquí y ahora de la situación las ayudamos a sentir, entonces van viviendo y sintiendo la necesidad de empezar a construir su gestalt, es decir se va haciendo figura la manera en que tienden a juntarse con este tipo de personas, qué les atrae, les seduce y les arrastra de su personalidad, qué tienen ellos, qué no tienen ellas. 

Tanto la violencia física como la psicológica y la sexual dinamitan la autoestima de la persona que la sufre, algunas veces esta tan dentro, tan arraigada dentro de ellas que creen que es innata en ellas y que no pueden cambiar, sustituyendo sus valores por lo que les dice él de ellas, perdiendo de vista su libertad.

Una mujer maltratada es una mujer NO LIBRE, que está secuestrada emocionalmente, que no es capaz de decidir por sí misma, este secuestro emocional lo viven como si el pozo en el que se encuentran fuera un medio de vida adecuado para ellas, que es lo que se merecen.  

A través del trabajo terapéutico se van dando cuenta de dónde están, para qué sirven, la protección de sus hijos menores, la utilidad de los apoyos que tienen, la diferencia que hay entre un apoyo y una dependencia, van reaccionando y reconstruyendo su vida y sintiéndose responsables de sí mismas.
 

Explicación teórica del tratamiento: El planteamiento terapéutico del maltrato desde una perspectiva de gestalt

Cuando trabajo con las mujeres maltratadas parto de la base de que todas podríamos ser una de ellas, no intento trabajarles la rabia, ni tampoco atiendo a su queja, tampoco tengo un proyecto de futuro a largo plazo, me contento con recolocarlas en su vida para que sean más eficaces y luego si tenemos tiempo trabajamos otras cosas.
 
Entiendo que han vivido o siguen viviendo situaciones difíciles, que están muy entramadas en su forma de acceder a la relación con una pareja, entiendo también que no puedo cambiar de repente su forma de funcionar, porque esta muy entretejida con formas y estructuras de personalidad muy arraigadas en su estructura profunda. También comprendo que su forma de funcionar les ha valido hasta ahora como recurso de supervivencia pero también entiendo que aquí y ahora habrá que despertar los demás recursos para que utilicen todos los demás y encuentren el más adecuado a cualquier situación, ampliando el abanico de sus posibilidades en cualquier situación.
 
 

Pasos en la forma de trabajar con las mujeres maltratadas 

 

La primera Recoger sus emociones es terapéutico y catártico en sí mismo, aunque no siempre nos lo cuentan: todas las mujeres que vemos tienen un expediente que conocemos y hay mujeres que te cuentan todo con verborrea, llantos, hasta la que no dice nada, donde habla el  silencio, se nota el miedo, la desconfianza al llegar, nuevos planteamientos, preguntas, dudas, se preguntan si las vamos a ayudar, si tienen que contarnos todo lo que ha sucedido, nos preguntan muchas cosas, necesitan información, que es su manera de resituarse en la vida.
 

La segunda A través de la información las oriento y las coloco de nuevo en la vida, mientras resuelven los papeles del juzgado, la renta de integración, pensión, el colegio, el piso, etc., recanalizan sus recursos y se dan cuenta de que van arreglando cosas, que dependen de ellas mismas. Se activan, se ponen en movimiento, van viéndose capaces de resolver cosas aunque tarden mucho, enseguida esto les recanaliza la energía.
 
La tercera En las otras ocasiones en que no se separaron y todavía no hay denuncia el procedimiento es advertirlas y ponerlas en alerta para que sean ellas las que puedan protegerse en sus casas y que no esperen a que acudamos los servicios que estamos en ello (medidas de seguridad, tf policia, telefono de la muller, urgencias, telefono de algun vecino/amiga, papeles en regla y llevarlos en el bolso, llevar siempre el movil con ellas ....)
 
La cuarta La técnica de campo. Al situarlas en la forma de relación organismo /entorno suelen estar esperando a que el entorno les dé, les castigue, se mueva, creo que una de las ausencias que noto es la falta de darse cuenta de la importancia de su presencia, sus gestos, su forma de ser, su falta de autoestima les lleva a creerse a pies juntillas lo que dice el marido y aceptan que él es su forma de contacto; a través de él viven la realidad, es decir su experiencia de contacto es a través del maltrato que sufren y son ahí unas supervivientes: a veces son expertas en provocarlos, otras veces son expertas en callarse, en no provocarlos, en saber lo que quieren, lo que necesitan y en satisfacerlos rápidamente.
 
Pero digamos que falta su pertenencia al entorno, al crear el campo entre los dos y solo poner lo que él quiere falta una parte importante de impresionar el entorno, de manera que parece que todo lo de ellas no esté interactuando en el campo o solamente aparece o emerge lo que él les permite, es decir la figura esta mediatizada por el organismo de él en el entorno, convirtiéndose así en un entorno que absorbe a su organismo.

 

 

 

Pasos en la forma de trabajar con las mujeres maltratadas. Las interrupciones del contacto en relaciones de maltrato

 

Confluencia: en confluencia con su marido o novio, saben las necesidades de él y las confunden y las hacen suyas, disminuyendo sus necesidades o el valor de sus vidas o sus opiniones o creencias. Como dice B.Lapeyronnie: ”La confluencia bloquea la creación de la figura y tambien suprime la excitación”. Cuando empiezan a darse cuenta de esta confluencia, les duele, y les lleva a sentirse mal, pero también les aclara su relación
 
Introyección: digamos que su forma de estar en el contacto es interrumpida por todas las ideas machistas de él, que encajan con ella y les impide moverse o solo hacerlo en la dirección que ellos les indican.
Este es un trabajo de mas tiempo porque supone contrastar las ideas que ha interiorizado, es el poder ejercido por él en su mente.
 
Retroflexión: tardan mucho en realizar las tareas, se paran por el camino y vuelven hacia sí mismas, se vuelven para dentro. No se atreven a dar pasos sin tener al marido para consultar, su dependencia les obliga a ir para atrás, quieren pero les parece que no pueden hacerlo solas. Este trabajo es intenso y bonito, avanzan mucho.
 
Proyección: ellas proyectan el ideal que tienen de ellos, que no existe y que rompe con la realidad. Aquí nos encontramos con el ideal del príncipe azul y la confusión entre querer y poseer. Les cuesta mucho entender que las relaciones se construyen entre dos y que no existen los príncipes azules.

 
 

Pasos en la forma de trabajar con las mujeres maltratadas. Las funciones de personalidad en relaciones de maltrato

 

Incentivamos la Función Personalidad (lo que saben de ellas), en general todo malo, han introyectado cantidades ingentes de información dada por ellos sobre lo mal que lo hacen, ellos son expertos en romper la autoestima y entran a través de su debilidad por ellos, son sinuosos y otras veces demasiado evidentes.

  • Ayudándolas a darse cuenta y a hacer el contraste de si es verdad lo que ellos dicen, contrastarlo con su vida, sus amigos, volverlas a poner en el contacto. Trabajo en el contacto.
  • Hacerlas sentir en el proceso de la terapia, las diferencias en el trato. (Y aquí y ahora ¿qué sientes, qué necesitas, qué está ocurriendo, quién eres tú aquí y ahora?)

 

Incentivando la Función ELLO, puesto que no conocen nada de sí mismas, trabajo despertando sus deseos, aprendiendo a conocer el disfrute, lo que las empuja, aquello que siempre quisieron y nunca se dijeron en voz alta. Recordando sus deseos no cumplidos, lo que hubieran querido hacer, rescatando sus motivaciones antiguas.
 
Incentivando la Función EGO para darle forma y conseguir todo esto y colocarse como adultas en el mundo sin depender de ellos. Dándole forma, descubriendo modos y maneras suyos de hacer las cosas. 

Todo esto hace que estos recursos sirven para recanalizar su energía hacia algo positivo e ir después trabajando más hacia las emociones o su modelo de pareja, o su familia…

 
 

Temas que tratamos en las sesiones terapéuticas

  • Modelo de pareja (de dónde vienen, figuras familiares, progenitores,  abuelos)
  • Estructura familiar (dominancia, sumisión, valores culturales, papel del machismo en esta familia, actualización de roles familiares)
  • Roles personales y familiares, aceptación o no de su papel en la familia, asignación de su rol. 
  • Trabajando la autoestima: en sus capacidades y actitudes:  valores y mejoras, el empoderamiento,  la mujer y su trabajo en la vida.
  • Conocimiento de sus necesidades, aprendiendo a conocer sus emociones y sensaciones.
  • Conocimiento de los limites en la relación, aprendiendo a posicionarse en la vida. Trabajo organismo/entorno.
  • Relaciones sanas/relaciones insanas. Qué es lo que las distingue: diferencias entre el cuidado, el amor, la posesión y los celos. aprendiendo a tener relaciones basadas en una relación de igualdad. 

El recurso más fuerte de estas mujeres es el complace, la desvalorización y la disminución de valor del daño, la necesidad de seguir con él les hace transigir con todo. Motivamos y mejoramos su autoestima dándoles la parte positiva y negativa de estos valores: eres capaz de saber lo que el otro quiere, a ver si sabes lo que quieres tú, centrándolas más en ellas y menos en el otro. 
 
Volviéndolas a poner en el contacto y enseñándolas a cerrar sus huecos, reconociendo sus gestalt inacabadas, permitiéndolas vivirse en situación de impasse, entre dos situaciones distintas una conocida y mala y otra desconocida y mejor, trabajando el miedo a dar el paso, el riesgo que se corre si cambias las situación y te responsabilizas de tu propio cambio.
 
Ayudándolas a darse cuenta de sus dificultades con el entorno y de las interrupciones del contacto. Mejorando sus relaciones a base de permitirse: permisos y caricias lo que necesitan ellas mismas

 
 

Bibliografía

  • La pareja rota. Luis Rojas Marcos. Ed Espasa
  • Manifestarse gracias al otro. Jean Marie Robine. Ed.libros del CTP-11
  • La confluencia. Brigitte Lapeyronnie. Los libros del CTP-10
  • Intervención con mulleres maltratadas. José Navarro Góngora.Cop Galicia 2004
  • Modelos de tratamento para homes que exercen violencia no ambito doméstico. Jorge Corsi.Cop Galicia 2004 
  • Terrorismo íntimo. Michael Vincent Miller.Ed Destino 

Comentarios

Artículo Charo Pousa

Enviado por Sonia Sala en 07:19

Gracias Charo, por este artículo tan práctico.

 

Colabora con el proyecto Gestaltnet

Necesitamos tu ayuda para continuar adelante.
Si te resulta útil e interesante que este proyecto continúe, haz un donativo.

¿Te parecen interesantes los artículos que publicamos en Gestaltnet?

¿Quieres colaborar a que esta página siga actualizada y al día?
Colabora con un donativo.

Gestaltnet quiere continuar dando servicio a la comunidad gestalt

Necesitamos tu ayuda para hacer este servicio sostenible.
Haz un donativo, sólo te llevará un minuto.