Psicoterapia Gestalt y ansiedad.

Psicoterapia Gestalt y ansiedad.

"Somos sanados del sufrimiento solamente cuando lo experimentamos a fondo."

Marcel Proust

 

La sociedad contemporánea se caracteriza por la búsqueda de la inmediatez, las personas se esfuerzan en demasía por mantener conductas evasivas que les brindan un instante de placer que mitigue un poco su malestar existencial. Las relaciones interpersonales continuamente se mantienen en un nivel superficial donde las personas buscan lidiar con su realidad con el menor compromiso posible. 

 

La ansiedad es una manera que encuentran las personas para convivir con su realidad, sin embargo, esta forma de convivir con la realidad se caracteriza por una desconexión emocional que provoca una visión distorsionada de la realidad donde las personas viven en el mundo de las ideas y se alejan de la convivencia con su realidad. 

 

Las personas aprendemos a  evitar  las emociones y sentimientos como una manera de alejarnos de experiencias que consideramos amenazantes. En el estilo de crianza que se vive en las familias contemporáneas las emociones juegan un papel secundario, porque los padres  promueven que sus  hijos interioricen una serie de creencias sobre éxito económico y la bienestar social. 

 

Muchas personas han crecido con la creencia que el estar en contacto sus sentimientos es signo de debilidad o vulnerabilidad. En muchas familiares los miembros pueden maldecir e insultar, pero no pueden decir lo que sienten con respecto a lo que se vive en la dinámica familiar. Con base en ese estilo de crianza las personas desarrollan una confusión entre lo que deberían de hacer y lo que necesitan hacer, este conflicto provoca un estado de angustia permanente que los paraliza hasta el punto de enfermarlos. 

 

La ansiedad es una respuesta que se presenta en el organismo como medida de alerta ante un estimulo peligroso, esta reacción activa al sistema nervioso de tal manera que sea capaz de responder de forma adecuada ante el peligro que se aproxima. La ansiedad es uno de los principales factores que motivan a las personas a buscar ayuda psicoterapéutica. 

 

En el caso de la psicoterapia Gestalt es evidente como las personas al no establecer contacto con el entorno desarrollan creencias infundadas que se convierten en un estimulo peligroso que altera al sistema nervioso y pone en un estado permanente de excitación al organismo, pero al ser una experiencia imaginaria no puede ser satisfecha o completada por ese motivo solo puede ser distraída o evitada. 

 

Fritz Perls ya lo había descrito la experiencia neurótica como la incapacidad de diferenciar un peligro real de uno imaginario. La ansiedad forma parte de esta confusión donde la experiencia emocional es vista como un peligro que promueve conductas evitativas que permiten la generación de un pensamiento rumiante que aumenta los niveles de agitación debido a las creencias que genera el organismo sobre el entorno. La lucha interna que vive la persona entre lo que sucede y lo que cree debería suceder es una batalla que la paraliza hasta el grado  de  disminuir su voluntad y su capacidad de realizar un ajuste creativo. 

 

La ansiedad es una aflicción que produce incertidumbre ante lo que se considera amenazante pero que tampoco se explora con la profundidad necesaria para averiguar si dicha experiencia es realmente peligrosa. Es importante señalar que la ansiedad no es una reacciona patológica por si misma, sino una señal que alerta a la persona sobre alguna peligro presente en el entorno. 

 

Como se ha mencionado anteriormente la ansiedad generalmente deriva de situaciones que se consideran peligrosas pero que no necesariamente lo son. Cuando la persona deja de atender a su experiencia emocional y se paraliza por las creencias que se desprende de ese peligro aparente, es ahí, cuando podemos hablar de una ansiedad que daña la capacidad  de auto-regulación en la persona. 

 

Debemos recordar que nuestro cerebro esta diseñado para proveernos de bienestar, por lo tanto, cuando se presenta un estimulo que se identifica como amenazante ( imaginario) el cerebro trabajo en la búsqueda se soluciones inmediatas, esta reacción de inmediatez produce una sobreabundancia de ideas que terminan generando un estado emocional caótico y paralizante. 

 

Ahora que tenemos una comprensión mas amplia del fenómeno de la ansiedad es importante profundizar en la experiencia de contacto como una posibilidad para la ruptura del estado agobiante que vive la persona al estar paralizada por la ansiedad neurótica. La vivencia emocional tiene una función especial en nuestra capacidad de autorregulación y satisfacción de necesidades, debido a que nos permite reaccionar de manera proporcional a lo que estamos sintiendo con relación a lo que sucede en nuestro campo relacional. 

 

Con respecto a la experiencia emocional la Dra. Miryam Muñoz Polit nos menciona lo siguiente:

 

La vivencia emocional es siempre una co-creación entre el entorno y la persona. 

 Esa relación que co-crea la experiencia emocional, genera diversas implicaciones:

1. La persona no es totalmente responsable de lo que siente, es coresponsable con aquello que ayudó a provocar su reacción emocional. 

 2. Cuando otro siente algo en donde hemos estado involucrados somos co-responsables de ese sentimiento ( Muñoz 2012, p.11)

 

 Retomando lo mencionado por la Dra. Muñoz Polit podemos confirmar como la experiencia emocional no solo brinda una ampliación de conciencia en la persona, , ademas le permite la satisfacción de necesidades y le devuelve la responsabilidad existencial sobre su proceder. 

 

Para lograr responder a las condiciones que se generan en el campo relacional la persona requiere flexibilizar sus fronteras para poder establecer un contacto pleno con el entorno y nutrirse a través del intercambio. Una vez satisfecha la necesidad retirarse y continuar con una nueva experiencia. 

 

Lo anterior es magistralmente descrito por los esposos Polster en el siguiente texto.

 

A través del contacto, cada persona tiene la oportunidad de encontrarse nutriciamente con el mundo externo. Una y otra vez se conecta; el encuentro de cada momento acaba inmediatamente, para ser sustituido por el momento que le sigue pisandole los talones ( Polster, Polster 1976).

 

La capacidad de autorregulación se fundamenta en el contacto que establece la persona con su entorno como una forma de responder a las necesidades emergentes de dicha experiencia relacional. La ansiedad es una respuesta de alerta que sino promueve el contacto deriva en una parálisis en el proceso relacional que provoca un malestar que atenta contra el bienestar del organismo. 

 

La persona para lograr mantener su capacidad de homeostasis requiere de una autorregulación que se lleva a cabo través de contacto con el entorno como un proceso relacional nutricio donde la persona es capaz de responder a las demandas del entorno y satisfacer las necesidades presentes en dicha experiencia. Esta dinámica de contacto organismo-entorno permite la satisfacción y bienestar del organismo y la co-creación de un campo relacional nutricio.

 

Dentro del proceso psicoterapéutico desde el enfoque Gestalt se promueve la co-creación de un campo relacional que permita a la persona experimentar seguridad emocional para que pueda expandir sus fronteras, de tal manera, que logre un contacto pleno con la experiencia presente y acabe en ese momento con las creencias irracionales que han alimentado su estado de ansiedad. 

 

Por su parte el terapeuta acompaña al cliente brindándole la posibilidad de manifestarse de manera genuina en la relación y apoyándolo cuando sea necesario en la co-creación de un experimento que permita la generación de un ajuste creativo y la asimiliación de la nueva experiencia como parte de la ampliación de su repertorio relacional.

 

Podemos concluir que la ansiedad es la vivencia del no sentir y la catrastrofe del caos mental que produce la bondad de nuestro cerebro. La psicoterapia Gestalt nos brinda respuestas para aliviar este caos emocional. Las respuestas consisten   en la potencialidad de confiar en nuestro capacidad de contactar con el entorno y de encontrar la satisfacción a la necesidad presente, en el momento presente, con el campo que hemos creado con nuestro entorno.

 

Bibliografía

Muñoz M. (2008) La sensibilización Gestalt en el trabajo terapéutico, México D.F.: Editorial Pax.

Muñoz, M. (2012). Una hipótesis humanista sobre la emoción. México: Cuadernos de difusión del Instituto Nacional de Investigación en Desarrollo Humano.

Perls, F., Hefferline, R. y Goodman, P. (2002). Terapia Gestalt: Excitación y crecimiento de la personalidad humana. Madrid: CTP.

Polster, E. y M. (1976). Terapia gestáltica. Buenos Aires: Amorrortu.

Quitman H. (1989). Psicología Humanística. Barcelona: Herder.

Rams, A. (2001). Clínica gestáltica. Metáforas de viaje. Vitoria: La llave.

Robine J. (1998). Terapia Gestalt. Madrid: Gaia.

Robine J. (1999). Contacto y relación en psicoterapia. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.

Yontef, G. (1995). Proceso y diálogo en psicoterapia Gestalt. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.

Zinker, J. (1980). El proceso creativo en terapia Gestalt. Buenos Aires: Paidós.

Zinker, J. (2013). En busca de la buena forma. Sinaloa,

 

Colabora con el proyecto Gestaltnet

Necesitamos tu ayuda para continuar adelante.
Si te resulta útil e interesante que este proyecto continúe, haz un donativo.

¿Te parecen interesantes los artículos que publicamos en Gestaltnet?

¿Quieres colaborar a que esta página siga actualizada y al día?
Colabora con un donativo.

Gestaltnet quiere continuar dando servicio a la comunidad gestalt

Necesitamos tu ayuda para hacer este servicio sostenible.
Haz un donativo, sólo te llevará un minuto.