La creatividad

La creatividad

Ajuste creativo, vergüenza, vacío fértil, juego.

"La capacidad de pasar vergüenza se adquiere a base de práctica en quedar en ridículo."
Gerg Binnig

He empezado este capítulo con una cita sobre la vergüenza por mi propia experiencia de la creatividad vivida con vergüenza. "Fenomenológicamente, sentir vergüenza es sentirse visto de un modo dolorosamente disminuido''. [Gershen Kaufman, Psicología de la vergüenza, Cap.1, p.37, Ed. Herder, 1994] Sentirte creativo, mostrar a los demás el resultado de tu creatividad, te pone en una situación de ser visto, de desnudez. La parte de "ajuste'' que tiene el `"ajuste creativo" se hace necesaria desde las primeras experiencias infantiles en las que nuestra creatividad no es aceptada por los demás. Son las primeras experiencias de vergüenza y humillación. 

La neurosis es en esencia una disfunción de la creatividad. "La creatividad es la invención de una nueva solución." [PHG, II, 9, 9] Cuando esa invención falla y seguimos recurriendo a soluciones antiguas nos anquilosamos y nuestras posibilidades vitales se limitan. Para la terapia Gestalt, la persona solamente se descubre a sí misma cuando se muestra creadora.

El ``miedo social a la creatividad'' [PHG, II, 11, 5] surge del miedo a la incertidumbre. Sin embargo, la incertidumbre es intrínseca a la creatividad. Lo creativo surge del ``vacío fértil'', de la pausa confluyente entre contacto y contacto. "El self no conoce por anticipado lo que va a inventar, ya que el conocimiento es la forma de lo que ya se ha producido''. La creatividad, por tanto, nos aboca a la incertidumbre, y ésta al miedo. Es una pintora ante un lienzo en blanco o un orador ante un público desconocido. Hay que asumir riesgos, hace falta fe para explorar nuevos caminos. 

El entorno privilegiado de la creatividad es el juego. Es un espacio y un tiempo reservado para ella, con su propio orden y sus propias reglas, donde el jugador se puede dejar absorber por una realidad separada del mundo habitual y crear con libertad. Muchos aspectos de la vida se pueden entender como un juego: las relaciones laborales, las de pareja, la creación artística o, también, la terapia.
 

En terapia

Uno de los objetivos de la terapia es ayudar a la creatividad del paciente. Las interrupciones del contacto no son sino dificultades para encontrar nuevas soluciones. Es necesario destruir formas antiguas para construir formas nuevas. El terapeuta ha de ayudar a la persona a actualizarse, a ver qué soluciones siguen siendo válidas y cuáles no.

Una de las dificultades más grandes del terapeuta para hacer esto son ¡sus propios bloqueos creativos! Zinker y Nevis [J. Zinker y S. Nevis, Obstáculos a la creatividad, o cómo el psicoterapeuta bloquea su propio desarrollo, así como el de las personas con las cuales trabaja] listan una larga serie de bloqueos creativos y cómo estos pueden afectar al terapueuta: el miedo a fracasar, la renuencia a jugar, el exceso de certeza y muchos otros obstáculos que protegen al terapeuta contra la incertidumbre e impiden que emerja la novedad en la terapia. Ximo Tárrega propone el uso de juegos en terapia con diferentes propósitos (exploratorio, descriptivo, elaborativo, etc.), que pueden ayudar no sólo al paciente, sino al terapeuta, a soltar su propia creatividad y dejar que emerja la novedad. 
 

En mi experiencia

Si he dado tanto protagonismo en los párrafos anteriores a las dificultades de la creatividad es en gran medida por mi experiencia de la vergüenza y los bloqueos corporales a la hora de hacer música. Siempre me ha impresionado cómo soy capaz de tocar una pieza de piano difícil, por ejemplo una sonata de Beethoven, ¡pensando en otra cosa! El nivel de automatización y desimplicación al que se puede llegar es sorprendente. Sin embargo, si toco así sueno como una pianola, mecánico, sin sentimiento. Poco a poco me he ido pudiendo implicar cada vez más, siendo creativo y expresivo con la música delante de otros sin experimentar tanta vergüenza, y según esto va siendo cada vez más posible, el disfrute al que llego y que puedo compartir es cada vez mayor.

 

Colabora con el proyecto Gestaltnet

Necesitamos tu ayuda para continuar adelante.
Si te resulta útil e interesante que este proyecto continúe, haz un donativo.

¿Te parecen interesantes los artículos que publicamos en Gestaltnet?

¿Quieres colaborar a que esta página siga actualizada y al día?
Colabora con un donativo.

Gestaltnet quiere continuar dando servicio a la comunidad gestalt

Necesitamos tu ayuda para hacer este servicio sostenible.
Haz un donativo, sólo te llevará un minuto.