Historia del Instituto Francés de Terapia Gestalt

Historia del Instituto Francés de Terapia Gestalt

UNA HISTORIA DEL INSTITUTO

Pregunta :
¿Podrías reconstruir cómo has creado este instituto, para que podamos comprender la historia, o incluso la prehistoria de este Instituto Bordelés?

Jean-Marie Robine:
Es verdad que puede ser necesario que evoque algunos momentos importantes de mi recorrido ya que constituyen un fondo sobre el cual la Terapia Gestalt y la creación del Instituto van a formar una figura puede que más cargada de sentido...

Pregunta :
¿Por donde empezar?¿Por qué momento empezar?

Jean-Marie Robine:
Empecé a ejercer como un joven psicólogo en 1967. No tenía aún 22 años y me habían ofrecido un puesto para trabajar en una consulta y servicio de seguimiento educativo para niños y adolescentes.

Pregunta :
¿Así es que empezaste a ejercer con niños y adolescentes?

Jean-Marie Robine :
Si y no. En un plano estrictamente profesional, es así; pero de forma “para-profesional” de alguna forma estaba desde hacía algunos años implicado como responsable de movimientos juveniles (scouts y otros), y también en la formación de animadores juveniles, especialmente en el ámbito de la expresión (mimo, expresión corporal, voz, marionetas, tierra, pintura etc.). Es posible que ahí se encuentre uno de los pilares de mis elecciones posteriores.

Pregunta :
¿Entonces con 15 o 16 años ya hacías formación?

Jean-Marie Robine:
Podría decirse que sí, efectivamente, y le dedicaba bastante tiempo, tanto a formar como a formarme. A veces con mucho candor o mucho morro por mi parte: así, en torno a los 17 o 18, por ejemplo, acabé de profesor de canto durante un año - ¡a tiempo muy parcial! - en una escuela de educadores, con alumnos que tenían fácilmente de 10 a 20 años más que yo, ¡¡¡ y no tenía ni idea de solfeo ...!!!

 
Pregunta :
¿Profesor de “campo”?¿Es una vieja historia de amor?

Jean-Marie Robine :
… Paralelamente a mis primeros años de ejercicio y también como continuación de mi dedicación al movimiento de “Expresión”, me formé en psicodrama, en dinámica de grupos, en el enfoque rogeriano (no directivo), y empecé a ejercer una psicoterapia de inspiración analítica bajo supervisón (psicodrama con niños y más tarde con adultos, y poco a poco terapias individuales).

Pregunta :
¿Cuándo y cómo conoces la Terapia Gestalt?

Jean-Marie Robine :
No podría determinar un momento concreto. Creo que oí hablar de ella justo al final de los 60  o al principio de los 70. Probablemente a través del enfoque rogeriano (Rogers fue uno de los 3 que, junto con Perls, había participado en la trilogía de culto « Gloria », película que vivió su momento de fama durante esos años…) Leí los primeros libros sobre Terapia Gestalt cuando aparecieron en francés, eso me llevó a pasarme al inglés para profundizar más, después empecé a participar en sesiones puntuales cuando se presentaba la ocasión, ya que no había más que eso por aquel entonces...

Pregunta :
Seguramente en mitad de los 70, ¿Era la misma Terapia Gestalt que hoy en día?

Jean-Marie Robine :
Las sesiones que nos proponían raras veces eran solo de « Gestalt », era más bien una variada mezcla de Gestalt, Bioenergética, Análisis Transaccional, algunas veces con psicodrama y Rogers, con Psicología humanista, como la llamábamos en aquel entonces en el seno del “Movimiento de desarrollo del potencial humano”. 

Pregunta :
¿Cómo escogiste la Terapia Gestalt de entre todos esos enfoques ?

Jean-Marie Robine :
Cuando los terapeutas nombraban alguna de sus prácticas refiriéndose la Terapia Gestalt, encontraba una resonancia particular y un complemento teórico y metodológico a lo que había emprendido con “la Expresión”. De hecho, entorno al 74-75, creé con algunos amigos, en concreto Jean y Jacqueline Broustra y Guy Laffargue, el Instituto de Investigación-Animación Expresión, IRAE que proponía talleres, formaciones y coloquios desde una perspectiva completamente novedosa para la época, pero rápidamente seguida por Max Pagés, de integración de “técnicas” de expresión, dinámica de grupos y terapia. Fueron unos años de experimentación extremadamente fértiles, a veces salvajes, y siempre creativos y estimulantes.

Pregunta :
Por las fechas que has ido mencionado, debe de ser durante esos años cuando se creo el Instituto de Burdeos.

Jean-Marie ROBINE :
En efecto, a finales de los 70, empecé una formación especializada y seria (¡al fin !) en Terapia Gestalt en Bruselas. Era el primer programa francófono, organizado por Multiversidad (Michel Katzeff) y el Instituto Gestalt de Cleveland. Durante 3-4 años iba y venía entre Burdeos y Bruselas, 10 horas de viaje solo de ida en aquella época!.... ¡Cuándo oigo a algunos estudiantes quejarse hoy en día cuando algunas sesiones no están al lado!

En paralelo a esta formación, en el seno del IRAE proponía cada vez más sesiones con la denominación “Gestalt”, ¡hasta tal punto que mis amigos del IRAE  me empujaron y apoyaron en la creación del Instituto de Gestalt para diferenciar mejor las actividades y las referencias!

 

Pregunta :
¿El Instituto, en 1980?

Jean-Marie Robine :
Si, los estatutos se registraron a comienzos de 1980. La actividad existía antes pero la partida de nacimiento estipula esa fecha....

Pregunta :
¿Calle Paul Louis Lande?

Jean-Marie Robine :
¡Oh no! Entonces vivía en medio del campo en el Entre-deux-mers en lo que en la región se llamaba pomposamente “castillo” pero que era más bien un caserón tipo escuela rural... Construí una sala de grupos independiente en el granero, y allí comenzaron nuestras primeras actividades, grupos o terapias individuales. Cecilia, mi esposa en aquel entonces, que estaba formándose con el equipo quebequés de Ernest Godin, se inició también allí.

Pregunta :
¿Dejaste entonces tu trabajo de psicólogo en el centro?

Jean-Marie Robine :
¡Es algo más complicado! Ya no era psicólogo en el sentido estricto desde hacía algunos años. René Guitton, que era el director de la consulta en la que yo ejercía, a la vez que el director general de la asociación que agrupaba una decena de centros y servicios, me había confiado hacia 1971-72 la dirección de un nuevo servicio que había contribuido a crear : el Centro de Guía Infantil.  Todavía hoy me pregunto como se atrevió a confiar una responsabilidad así a un « chaval » de 25 años, con rápidamente un equipo que dirigir de quince a veinte personas (psiquiatras, psicólogos, ortofonistas, psicomotricistas, asistentes sociales, etc.) todos mayores que yo, y la responsabilidad de crear e implantar la política de higiene mental infantil de la ciudad de Burdeos (más Tálense y Gradignan).

Cuando René se fue, no encontré en su sucesor ni en el nuevo equipo directivo, el apoyo ni el aliento a la innovación a los que estaba acostumbrado. Mis funciones se iban limitando por momentos a tareas cada vez más administrativas, de forma que en cuanto la actividad del Instituto Gestalt me lo permitió, dejé el Centro de Guía Infantil y me consagré al 100% a la Terapia Gestalt.

Pregunta :
¿Un paso difícil de dar?

Jean-Marie Robine :
Tras quince años como asalariado y con una seguridad en el empleo bastante grande, no es sencillo decir un cambio así. Pero al mismo tiempo, se imponía como algo evidente. La administración nunca me ha apasionado y no era para eso para lo que me había preparado durante mi formación como psicólogo, psicoterapeuta, mi terapia personal, etc. Así que después de haber trabajado durante 3 o 4 años como voluntario en el Instituto, me lancé. Más o menos al mismo tiempo, habiendo comprado una gran granja en ruinas para instalarme, no era posible transferir allí el instituto. Así que hubo que alquilar un local en la ciudad. Encontré locales, no muy grandes pero asequibles para nuestros medios de entonces, en el barrio español de Burdeos, pero rápidamente entre psicoterapias, formación de Gestalt y formaciones de terapeutas de familia, hubo que buscar uno más grande y adaptado. ¡ Y ese fue el de la calle Paul Louis Lande...!

 
Pregunta :
¿Cuándo y en qué circunstancias empezaste a trabajar con Jean-Marie Delacroix?

Jean-Marie Robine :
¡Prácticamente desde el principio! El Instituto de Burdeos acababa de ser creado cuando nos conocimos durante un congreso de psicodrama en Burdeos. Trabamos rápidamente una amistad más allá de lo que se convirtió en un compañerismo profesional. Tras la primera experiencia de co-animación de una sesión de terapia en Burdeos, decidimos proponer juntos el primer programa franco-francés de formación en Terapia Gestalt. Jean-Marie dejó entonces Québec y se instaló en Grenoble donde fundó el Instituto, y nuestros estudiantes iban y venían entre Burdeos y Grenoble durante toda su formación.

Pregunta :
Veinte años de historia deben de suponer un buen número de anécdotas, de recuerdos alegres o tristes. ¿Podrías evocarnos algunos?

Jean-Marie Robine :
Lo que me queda como más importante son sobretodo los encuentros fuertes y a menudo duraderos, tanto con estudiantes como con colegas formadores, franceses o extranjeros. 
Pienso también en momentos emocionantes compartidos con personas que pudieron representar en algunos momentos de mi trayectoria auténticos mitos.... y que me parecían inaccesibles. Los pocos días que pasaron Isadore From o los Polster en mi casa quedarán como momentos importantes.

Recuerdo también el viaje a Nueva York en 1991…. Había descubierto hacía unos años la importancia capital, en la Terapia Gestalt y fuera de ella, de Paul Goodman del que nunca había oído hablar en mi formación. Cogí mi bastón de peregrino y partí tras sus huellas, mantuve una serie de encuentros (con su mujer, su terapeuta, sus amigos, etc.) y pude así componer el nº 3 de la revista Gestalt que contribuyó a recuperar, incluso en Estados Unidos, un cierto interés por Goodman.

Recuerdo también, en aquella ocasión, una velada en casa de Isadore From en Nueva York durante la cual Hunt, su compañero, se sentó al piano para cantar canciones escritas por Goodman e ignoradas por todos, o casi ... 

Asocio también, en otras circunstancias, el recuerdo de una velada con Laura Perls, ya muy mayor, durante la que se sentó al piano para interpretarnos ya no recuerdo qué sonata...con una intensidad en la presencia que hacía olvidar que su motricidad ya no estaba a la altura de sus pretensiones...

Pienso en esas decenas de horas en autobús o en taxi-brouse que “imponía” a Jean-Marie cuando nos fuimos juntos a enseñar Terapia Gestalt en Costa de Marfil, todo porque quería ver los puentes de lianas en la sabana lejana....

Pienso en el Congreso Europeo de La Villette en 1992. Entonces era el presidente de la Sociedad Francesa de Gestalt y de la Asociación Europea de Terapia Gestalt y quise aprovechar mi mandato para sacar a la AETG de su feudo germánico del que no salía nunca (¡Ya está, el primer paso está dado!!!) y hacía falta en aquella ocasión dar un golpe de efecto. La Ciudad de las Ciencias nos parecía un lugar prestigioso pero el alquiler nos angustiaba : ¡Vaya riesgo financiero! Un alquiler de 300 000 F. (aprox. 7.500.000 ptas), sin hablar del resto. Gracias a dios el déficit no solo fue de algunos cientos de francos.

Así en desorden, pienso también en la fuerza de los mensajes y testimonios de afecto recibidos en el momento de mi accidente de coche y que siguen siendo una raíz profunda en mi existencia actual…

Pienso también en momentos más dolorosos, la muerte de algunos estudiantes al principio del SIDA, en golpes bajos, traiciones, en angustias también, pero en definitiva ¡bastante pocos momentos dolorosos en comparación con las alegrías aportadas por la Terapia Gestalt y sus alrededores!¡ Y espero que el inventario no esté terminado!

Pregunta :
No has evocado la escisión en el seno de la Sociedad Francesa de Gestalt. ¿Le otorgas alguna importancia?

Jean-Marie Robine :
Fue un momento muy doloroso. Mi proyecto personal en la situación de bloqueo que era la de la SFG de entonces consistía simplemente en retirarme. Ya no soportaba los juegos de poder que se imponían, ni la relación de fuerzas basada en la preocupación infantil : « Mi pilila es mas larga que la tuya ».

He encontrado recientemente un concepto que describe extraordinariamente el fenómeno que vivimos: “La violencia inocente” de Christopher Bollas, un psicoanalista que suele escribir cosas que me gustan mucho. Cito : « El proceso comienza cuando un sujeto agrede a otro sujeto, sin reconocer el hecho. Además, cuando el destinatario de la agresión expresa su dolor y da una representación verbal de la trasgresión, el sujeto adopta una actitud inocente que va en aumento, obligando así al destinatario a llevar el peso de la angustia relativa al suceso pero también a asumir la representación psíquica. Es entonces cuando se produce la negación : el sujeto niega en ese momento el afecto del otro y su pensamiento. Esta negación es en definitiva el desplazamiento de la desaprovación de los contenidos agresivos »

Por lo tanto me disponía a partir frente a la negación repetida... pero otros vivían lo mismo y se disponían también a retirarse. Preferí entonces ser solidario con la dinámica del grupo que se creo en ese momento y contribuir a poner en marcha una institución que quería funcionar sobre bases más sanas y más cooperativas: el Colegio. Hacer el duelo por la revista de la que me encargué desde su origen fue doloroso, más aún teniendo en cuenta que no fue nada fácil conseguir que la SFG aceptara crearla, pero ese fue mi primer objetivo  cuando fui presidente de la SFG.  El duelo se hizo mucho mejor cuando creamos otra revista, Les Cahiers, que me permitió mejorar lo que hacíamos con la revista Gestalt. Hoy encuentro la situación francesa y la división de las « dos Terapias Gestalt » mucho más sano, mucho más agradable de vivir, incluso siendo para mi difícil que ciertas personas a las que quiero y que estimo estén en el “otro bando”. Pero las « lealtades », al menos las lealtades escogidas y conscientes, constituyen un valor importante para mí, y por lo tanto acepto la situación: me permite trabajar con colegas con los que se puede compartir fundamento éticos, y eso es lo esencial. Si una violencia así, y una competencia por el poder como aquella se llegaran a desarrollar un día en el seno del Colegio, no esperaría tanto tiempo para irme con la música a otra parte ....

Pregunta :
¿Cómo ves el porvenir del Instituto?

Jean-Marie Robine :
No tengo ningún contacto con videntes… y sé que el porvenir será también, en parte, lo que hagamos de él. Así que tengo algunas ideas al respecto, por lo menos de lo que me gustaría.
Hay varios ejes que me movilizan, y que movilizan al equipo del Instituto.
- Primero ampliar y estructurar el fenómeno de equipo, equipo del IFTG, y equipo con los institutos regionales,
- Intensificar las publicaciones en materia de Terapia Gestalt, y sobretodo su distribución. He creado « L’exprimerie », departamento de edición del IFGT esperando que gracias a eso, la Terapia Gestalt pueda estar un día más presente en los estantes de las librerías. Pero cuesta muy caro y no reporta nada, en todo caso menos de lo que cuesta. Pero me parece tan importante para el futuro de la Terapia Gestalt que estoy dispuesto a poner de mi bolsillo…
- Me gustaría también, aunque no sé muy bien como, intensificar la presencia del Instituto (o de la Terapia Gestalt en general) en el tejido comunitario. Es un proyecto difícil, porque no se puede estar en misa y repicando, pero creo que si queremos ser fieles al espíritu de la Terapia Gestalt y a su filosofía, tenemos que inventar formas de estar presentes en la ciudad, más allá de la consulta, más allá del encuentro dual, más allá incluso de la acción desmultiplicador que puede constituir la formación.
- Avanzar en los trabajos del Taller Teórico.-Clínico. Hace ya 7 años que se constituyó un grupo que se encuentra para trabajar durante 3 fines de semana al año. Hubo un periodo incluso donde trabajábamos en un encuentro cada dos años con los alemanes y los italianos para compartir nuestras investigaciones. Estos trabajos han dado lugar a no pocas publicaciones bajo diversas firmas y han contribuido a que el “pensamiento” gestaltista francés sea considerado internacionalmente como uno de los más vivos y de los más innovadores. Tenemos que ir aún más lejos. El horizonte es una línea ficticia que se aleja a medida que avanzamos, ¿verdad..? 
- Bajo la perspectiva de la mejora del servicio a la comunidad, al menos a la gestáltica, estamos también pensando replantearnos totalmente el servicio de biblioteca y documentación, aprovechando los progresos de la tecnología informática que nos permiten hacer... ¡ Hablaremos más adelante, cuando esté operativo! 
- Aunque no me gusta mucho viajar, creo que es importante seguir contribuyendo en la enseñanza internacional ya que creo en la importancia del “fondo común” para el desarrollo de la Terapia Gestalt. La próxima aparición de mi libro en Latinoamérica, en  castellano, y en Estados Unidos en Inglés, y probablemente también en Italiano, seguramente me llevará a desplazarme. Aunque preferiría desplazarme menos e intensificar el trabajo en mi « nicho ecológico »…
- Hay también otros proyectos, algunos incluso muy importantes, que van en la misma dirección pero de los que es prematuro hablar...

Pregunta :
Parece mucho, todo eso, entiendo que hayas indicado como primordial la ampliación del equipo. ¡Habría para tener ocupada a bastante gente!

Jean-Marie Robine :
Cierto, cierto…Y más aún porque estoy mucho más interesado en apoyar las iniciativas creativas de personas o de equipos para diversificar las contribuciones que aferrarme a mis propias cosas. Creo que la vida y el desarrollo de la Terapia Gestalt pasan por la presencia, la creación y el compromiso. Si la comunidad del gestaltistas se queda como polluelos en sus nidos, esperando con la boca abierta la comida de sus padres, no llegaremos muy lejos. Hay sin embargo bastantes competencias diversificadas y dinamismo para que a Terapia Gestalt cambie de marcha. Así es que, arremanguémonos.

 

 

Publicado en la página web del Institut Français de Gestalt Therapie.

Original en francés en: http://www.gestalt-ifgt.com/francais/institut/association/histoire.html

 

Colabora con el proyecto Gestaltnet

Necesitamos tu ayuda para continuar adelante.
Si te resulta útil e interesante que este proyecto continúe, haz un donativo.

¿Te parecen interesantes los artículos que publicamos en Gestaltnet?

¿Quieres colaborar a que esta página siga actualizada y al día?
Colabora con un donativo.

Gestaltnet quiere continuar dando servicio a la comunidad gestalt

Necesitamos tu ayuda para hacer este servicio sostenible.
Haz un donativo, sólo te llevará un minuto.