Experimentación en Terapia Gestalt Dialogal

Experimentación en Terapia Gestalt Dialogal

Experimentación en terapia Gestalt dialogal

La intimidad emocional nos permite recobrar la autenticidad y espontaneidad.

Autor: Francisco Javier Díaz Calderón.

 

La terapia Gestalt dialogal se basa en la actitud fenomenológica y un acompañamiento dialogal donde el cliente y el terapeuta crean un entorno de seguridad que posibilita la experimentación de contacto emocional y conductas espontáneas. En ocasiones se considera que la terapia Gestalt dialogal es un modelo de intervención pasivo que pierde efectividad por la poca aplicación de técnicas teatrales. Pero esos comentarios surgen en gran medida del desconocimiento del modelo de terapia Gestalt dialogal, porque este enfoque lo que busca es que la sanidad sea creada a partir de una relación dialogal donde se compartan los sentimientos y pensamientos de manera libre.

La terapia Gestalt dialogal utiliza la experimentación de tipo relacional, la cual se concentra en el diálogo, y el contacto que se logra entre terapeuta y el cliente a partir de la experiencia presente. El diálogo crea nuevas oportunidades para exponer la vulnerabilidad del cliente sin que se sienta enjuiciado o amenazado por dicha experiencia. En la terapia Gestalt con enfoque dialogal se busca crear momentos e instantes que permitan la vivencia de nuevas experiencias que ayuden al cliente a darse cuenta y lograr aprendizajes significativos.

Con respecto a la experimentación Erving y Miriam Polster mencionan lo siguiente:

“La terapia gestáltica procura contrarrestar la parálisis (sobreísta), llevando al primer plano el sistema de acción del paciente. Lo moviliza para que confronte las emergencias de su vida a través del experimento, y saque a luz los sentimientos y los actos abortados en condiciones de relativa seguridad” (Polster, Polster, 2005, p. 222).

El diálogo crea un profundo lazo emocional entre el terapeuta y el cliente, donde la participación de ambas personas enriquece la vivencia de la relación en el aquí y en el ahora. En cada momento el cliente logra crear ajustes creativos sobre los temas más importantes de su vida a partir de la experiencia presente que acontece en el momento terapéutico. Es entonces cuando se produce la movilización a través del experimento para que afloren los sentimientos y aspectos que habían permanecido bloqueados.

El enfoque dialogal de la terapia Gestalt se basa en el apoyo, la empatía, presencia, contemplación y diálogo. Desde esta perspectiva se considera que las intervenciones terapéuticas son fundamentalmente dialogales y que en ellas se incluyen experimentos que propician una confianza plena entre las personas que participan del diálogo brindándoles la oportunidad de ser ellos mismos sin restricciones.

La experimentación es fundamental para fomentar estados de conciencia y contacto emocional. La terapia Gestalt dialogal se diferencia de la experimentación propuesta por la corriente californiana, donde la experimentación buscaba promover la teatralidad, la exageración, espectacularidad y la ausencia de límites. Por el contrario se promueve que la experimentación surja de la experiencia relacional con base en el diálogo que se produce entre el cliente y el terapeuta. En el encuentro terapéutico el terapeuta fomenta la expresión de emociones de manera libre sin inducir al caos o los estados límites del cliente.

La finalidad de la terapia Gestalt dialogal es acompañar al cliente a contactar con los bloqueos que han estado presentes en su experiencia y que le han producido insatisfacción, del tal manera que el proceso de experimentación genere un ajuste creativo que permita la flexibilidad interaccional del cliente en su cotidianidad.

Para lograr una mejor comprensión de la experimentación me gustaría citar a la definición de Joseph Zinker

“La terapia Gestalt se caracteriza especialmente por su insistencia en modificar el comportamiento de la persona en plena situación terapéutica. Esta modificación sistemática del comportamiento se llama experimento cuando desarrolla la experiencia del cliente. La experimentación constituye la piedra angular de un aprendizaje basado en la experiencia vivida del cliente” (Zinker, 1977, p. ).

Por su parte, Héctor Salama nos brinda la siguiente definición de experimento:

“Denominamos experimento al proceso metodológico vivencial en el cual aplicamos técnicas gestálticas para facilitar el darse cuenta en el paciente. Los experimentos están diseñados para aumentar la conciencia en el individuo y examinar y descubrir lo que hace y lo que no hace” (Salama, 2001, p. 105).

Otra perspectiva de la experimentación nos la aporta Mackewn mencionando lo siguiente:

“Un experimento se basa en hacer y en la experiencia directa en lugar de ‘pensar sobre’ y hacer descripciones.

En la situación terapéutica el terapeuta ayuda activamente al consultante a potenciar su darse cuenta” (Mackewn, 1999).

Estos teóricos aportan perspectivas interesantes para el desarrollo de la psicoterapia Gestalt, sin embargo desde el enfoque Gestalt dialogal consideramos que esta visión de la experimentación es un tanto limitada y no nos brinda una perspectiva total del potencial de la creación de un espacio terapéutico donde la experimentación fluya de manera espontánea más allá de la exageración y la metodología.

La experimentación se produce en un momento particular del desarrollo del proceso terapéutico. Se da a partir de las manifestaciones fenomenológicas y estéticas que se producen a partir de los estados de angustia que vivencia el cliente. La terapia Gestalt busca que la experimentación sea, más que una técnica, una expresión artística que se crea en un momento particular entre dos personas que se atreven a vivir experiencias que anteriormente habían decidido bloquear por considerarlas amenazantes.

Desde la Gestalt dialogal se considera que la experimentación es mucho más que una intervención técnica, es decir, se convierte en una sinergia que potencializa la experiencia del cliente ante temas que hasta ese momento había considerado amenazantes. La experimentación es un instante que se genera a través del diálogo entre el terapeuta y el cliente en una situación y problemática específica donde emerge la angustia del cliente y el terapeuta realiza una invitación al cliente a vivenciar plenamente esa experiencia.

La experimentación es una co-creación realizada entre el terapeuta y el cliente, con respecto a lo cual Phillippson (2001) nos menciona lo siguiente:

“El terapeuta es capaz de crear un lugar seguro en el que el consultante puede aceptar su ansiedad saliendo de lo conocido y arriesgándose a actuar de un modo diferente”.

Cuando surge la angustia en el cliente, el terapeuta, además de invitarlo a experimentar plenamente con su emoción, también participa como un elemento de la experimentación al tener una actitud contemplativa acompañando su vivencia a través del silencio y un respeto profundo por la otra persona. La contemplación terapéutica es por sí misma un experimento porque le permite al cliente experimentar ser él mismo sin preocuparse por los prejuicios ajenos.

La terapia Gestalt con enfoque dialogal se concentra en el crecimiento que producen el contacto y la relación terapéutica en la experiencia subjetiva tanto del cliente como del terapeuta. Cuando en la relación terapéutica se crea una alianza entre el cliente y el terapeuta se producen experimentos de manera espontánea, pero también el terapeuta puede crear experimentos para invitar al cliente a tener una vivencia profunda.

El contacto que se produce en el consultorio es un contacto real, porque se produce con base en una interacción recíproca entre el cliente y el terapeuta. Para que la experimentación tenga mayor impacto en el cliente es necesario que se base en la interacción fenomenológica del momento presente.

El terapeuta dialogal requiere desarrollar una gran habilidad para atender a los aspectos no verbales que se producen en la relación terapéutica. Las expresiones corporales son una gran oportunidad para que el cliente pueda acceder a vivenciar intensamente las emociones que están ligadas a su corporalidad presente. Con esto el cliente puede encontrar nuevos significados a su vivencia y lograr mayor satisfacción.

La terapia Gestalt dialogal tiene como principal distinción la importancia que le brinda a la participación del cliente en la posibilidad de cambio en el proceso terapéutico. En el enfoque dialogal, se requiere tener especial atención en el manejo que realiza el terapeuta de la empatía dentro del proceso terapéutico, esto con el propósito de no interferir en el desarrollo del autoapoyo en el cliente.

Los asuntos inconclusos, introyectos y experiencias obsoletas son algunos de los temas principales dentro del proceso terapéutico, estos aspectos se arraigan en la persona generando actitudes rígidas y estereotipadas. Los clientes se vuelven expertos en encontrar maneras de evadir las experiencias que han quedado inconclusas del pasado.

Las personas se habitúan a tener un estilo de vida limitado por áreas donde los sentimientos resultan dolorosos, llevando esos recuerdos al fondo y tratando de evitarlos. Esto provoca una visión polarizada de la realidad donde la persona no se permite experimentar o reconocer aspectos de su personalidad que considera incongruentes con su postura evitativa. Con la experimentación se puede conseguir que la persona contacte con el terapeuta encontrando un nuevo vínculo que pueda brindarle nuevos significados y flexibilizar su proceder a nivel actitudinal.

El terapeuta Gestalt con énfasis dialogal debe evitar asumir un rol paternalista dentro de la terapia. Contrario a eso, el terapeuta requiere una actitud de apertura que le permita al cliente encontrar en esta relación la flexibilización de sus modos de relación. Además el terapeuta debe poseer una gran sensibilidad hacia las necesidades del cliente con respecto al contacto emocional, esto con el fin de evitar que se desarrolle un estado de confluencia o dependencia emocional del cliente hacia el terapeuta. Para fomentar el autoapoyo en el cliente es necesario recurrir a los fundamentos teóricos y las habilidades del terapeuta para ayudar al cliente a emprender nuevas actitudes y flexibilizar sus modos de relación a partir de un experimento que se crea en un momento de necesidad del cliente.

Cabe mencionar que aunque el terapeuta considere algún momento el adecuado para que se produzca el experimento, en ocasiones los clientes no estarán dispuestos a tomar el riesgo de vivir esa experiencia, desde este enfoque el terapeuta no fuerza al cliente a dicha experiencia; por el contrario, respeta su decisión pero lo invita a asumir la conciencia y responsabilidad de su acción, así como de su necesidad en el momento presente.

El parámetro para profundizar en la experiencia dolorosa o amenazante siempre estará en la voluntad del cliente y no en la convicción del terapeuta. Por su parte el terapeuta buscará en todo momento la atención al campo fenomenológico para reflejarle al cliente las incongruencias que percibe, para posteriormente invitarlo a realizar un experimento que le permita asumir una postura más flexible o satisfactoria en el aquí y ahora.

Precipitar el proceso de darse cuenta en el cliente es un error que los terapeutas pueden cometer por tres motivos principales: impaciencia, omnisciencia y falta de experiencia.

156 Francisco Javier Díaz Calderón Diálogo al latir de dos corazones 157

Dentro de la experimentación Gestalt tomamos en cuenta la capacidad del cliente para lograr el autoapoyo pero también consideramos muy importante el apoyo que pueda tener el cliente en su entorno próximo, es decir se toman en cuenta la participación y el desarrollo que pueda lograr el cliente a nivel ecológico.

Los seres humanos somos seres sociales que requieren de apoyo para lograr la supervivencia. Las personas necesitan de otros para desarrollarse integralmente, por eso dentro del trabajo con la experimentación es necesario tomar en cuenta que el cliente tendrá sus propios experimentos fuera del consultorio y es importante retomar sus vivencias en la vida cotidiana para ayudarle a identificar e interiorizar modelos de relación más satisfactorios, además de trabajar a profundidad con esas vivencias para ampliar el autoconcepto de la persona.

Dentro del enfoque Gestalt dialogal se tiene la conciencia de que los experimentos son espontáneos e impredecibles. Cuando el cliente entra en contacto con experiencias con las cuales no está habituado, sus fronteras de contacto se flexibilizan y buscan una tendencia actualizante o la homeostasis. En ese momento el organismo se abre a las nuevas posibilidades y experiencias y avanzará hacia lo novedoso asumiendo lo mejor de esa experiencia, obteniendo un aprendizaje significativo.

Cuando la persona logra un contacto pleno se moviliza hacia la atención y la toma de energía de la experiencia presente con la que está contactando. En la terapia Gestalt dialogal la restauración viene a través de la convicción del cliente de vivir cosas nuevas gracias a la confianza que tiene en la relación terapéutica y en el autoapoyo que ha logrado a través de las experiencias terapéuticas y cotidianas que ha tenido hasta ese momento.

Dentro de otros enfoques de terapia Gestalt se prioriza los estados de frustración en el cliente inducidos por intervenciones del terapeuta a través de técnicas de tipo supresivas. En el enfoque Gestalt dialogal procuramos que el cliente se vaya sensibilizando sobre el malestar que le producen sus actitudes rígidas y estereotipadas para que pueda emerger la angustia y es entonces cuando el terapeuta invita al cliente a la experimentación, pero siempre desde una postura de aceptación y respeto a su decisión.

La aceptación y confirmación de la decisión del cliente no responden a una postura complaciente hacia su neurosis, sino al respeto de su conciencia organísmica. Buscamos ofrecer un contacto diferente e invitar al cliente a explorar posibilidades y a jugar con nuevas alternativas con las cuales no había profundizado anteriormente. Dentro de la terapia Gestalt se busca trabajar con las partes que se encuentran disminuidas o escindidas de la experiencia cotidiana.

El terapeuta Gestalt dialogal necesita ser paciente y esperar que el cliente se encuentre listo para tener mayor apertura emocional y un contacto espontáneo. No obstante, aunque el terapeuta sea paciente y respetuoso de la experiencia del cliente, de ninguna manera es complaciente con sus demandas neuróticas, por el contrario, es asertivo y establece límites al cliente sin faltarle al respeto o agredirlo. Muchos terapeutas han confundido la espontaneidad y la sinceridad con la agresión, asumiendo comportamientos groseros o lesivos hacia el cliente con el pretexto de frustrar sus neurosis.

El terapeuta Gestalt dialogal está presente en el encuentro con el cliente como una persona auténtica y no como un gurú o un padre complaciente. Dentro del proceso terapéutico el terapeuta debe estar consciente de que el paciente va a experimentar dolor emocional, y asumir una postura de contemplación hacia el dolor del otro, para no caer en la complacencia o control hacia la experiencia ajena. La tarea del terapeuta no es hacer sentir mejor al cliente o ayudarlo a resolver sus problemas por medio de consejos.

Cuando el terapeuta logra interiorizar los fundamentos teóricos y las habilidades prácticas es capaz de co-crear experimentos a partir de la experiencia del cliente. Para esto el terapeuta debe eliminar la postura de experto para asumir una actitud fenomenológica y una postura simétrica con el cliente. Es necesario que el terapeuta sea consciente de que la experimentación que se produce en el encuentro terapéutico no solo afecta al cliente, sino que lo impacta a él como persona, pues cada intervención afecta la construcción de significados en su campo.

En el diálogo terapéutico el terapeuta necesita creatividad para saber cuándo es el momento preciso para sugerir un experimento. Para esto el terapeuta requiere experiencia pero sobre todo presencia para poder contactar con la necesidad presente que experimenta el cliente en ese momento, sin pegarse a la experiencia del otro.

Un terapeuta con enfoque dialogal será cuidadoso de las palabras que utiliza, porque en ocasiones un comentario mal planteado por su parte puede ser interpretado por el cliente como una demanda o una imposición. También es importante recordar que el experimento es un recurso que tiene el terapeuta para fomentar el cambio y no es el único camino posible dentro de la terapia.

El experimento en la terapia Gestalt dialogal es una invitación a explorar nuevos límites que nos permitan flexibilizar las fronteras de contacto y las formas de relación. En la experimentación un objetivo fundamental es promover la conciencia. Porque desde este enfoque creemos que en la medida que el cliente es consciente, desarrolla mayor capacidad para vivenciar las experiencias presentes con plenitud y cerrar experiencias pasadas que resultaban amenazantes.

Los estados de conciencia durante la experimentación permiten al cliente tomar decisiones más espontáneas y satisfactorias. Durante el proceso dialogal el terapeuta continuamente promueve experimentos para fomentar estados de conciencia en el cliente. La fenomenología es la base para la creación de experimentos e instantes que resulten terapéuticos dentro del proceso dialogal.

 

 

Bibliografía

Baumgardner, P. (1994). Terapia Gestalt. México: Ed. Árbol.

Buber M. (1967) «Yo y tú». Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión.

Castanedo, C. (1998). Terapia Gestalt. Enfoque del aquí y el ahora. Barcelona: Herder.

Castanedo, C. (1998). Grupos de encuentro en terapia Gestalt. Barcelona: Herder.

De Casso, P. (2003). Gestalt, terapia de autenticidad. Barcelona: Kairós.

Díaz C. (2001), La persona como don. Bilbao: Desclée.

Domínguez, X. (2011). Psicología de la persona. Madrid: Palabra.

Fagan, J. y Shepherd, J. (1978). Teoría y técnica de la psicoterapia gestáltica. Buenos Aires: Amorrortu.

Gines, J. (1989). Fritz Perls, aquí y ahora. Chile: Cuatro Vientos.

Ginger, S. y A. (1993). La Gestalt, una terapia de contacto. México: Manual Moderno.

Gladis M. (2008). Historias de la sanadora herida, México D.F.: Camino rojo.

Husserl E. (1992). Invitación a la fenomenología. Barcelona: Paidós.

Kepner, J. (1992). Proceso corporal. México: Manual Moderno.

Mackewn J. (1999). Developing Gestalt Counselling. Londres: Sage.

Moreau, A. (1987). La Gestalterapia. Málaga: Sirio.

Moreau, A. (1999). Ejercicios y técnicas creativas de Gestalterapia. Málaga: Sirio.

Muñoz M. (2008) La sensibilización Gestalt en el trabajo terapéutico, México D.F.: Editorial Pax.

Muñoz, M. (2012). Una hipótesis humanista sobre la emoción. México: Cuadernos de difusión del Instituto Nacional de Investigación en Desarrollo Humano.

Naranjo, C. (1990). La vieja y novísima Gestalt. Chile: Cuatro Vientos.

Naranjo, C. (1993). Gestalt sin fronteras. Buenos Aires: Era naciente.

Naranjo, C. (1999). Entre meditación y Psicoterapia. España: La llave.

Norcross, J. (2002). Psychotherapy Relationships that Work: Therapist Contributions and Responsiveness to Patients. New York: Oxford University Prees.

Oldman, J- Key, T. y Starack, Y. (1992). El riesgo de vivir. México: Manual Moderno.

Perls, F. (1975). Yo, hambre y agresión. México: Fondo de cultura Económica.

Perls, F. (1974). Sueños y existencia. Chile: Cuatro Vientos.

Perls, F. (1975). Dentro y fuera del tarro de basura. Chile: Cuatro Vientos.

Perls, F. (1976). El enfoque gestáltico. Testimonio de terapia. Chile: Cuatro Vientos.

Perls, F., Hefferline, R. y Goodman, P. (2002). Terapia Gestalt: Excitación y crecimiento de la personalidad humana. Madrid: CTP.

Perls, L. (1994). Viviendo en los límites. Valencia: Promolibro.

Philippson P. (2001). Self in Relation. Highland, NY: The Gestalt Journal Press.

Polster, E. y M. (1976). Terapia gestáltica. Buenos Aires: Amorrortu.

Quitman H. (1989). Psicología Humanística. Barcelona: Herder.

Rams, A. (2001). Clínica gestáltica. Metáforas de viaje. Vitoria: La llave.

Robine J. (1998). Terapia Gestalt. Madrid: Gaia.

Robine J. (1999). Contacto y relación en psicoterapia. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.

Rogers, C. y Mariam Kinget (1971). Psicoterapia y relaciones humanas. Madrid: Alfaguara.

Rogers, C. (1970). Grupo de encuentro. Buenos Aires: Amorrortu.

Rogers, C. (2002). Terapia, personalidad y relaciones interpersonales. Buenos Aires: Nueva Visión.

Rogers, C. (1972). Psicoterapia centrada en el cliente. Buenos Aires: Paidós.

Rogers, C. (1961). El proceso de convertirse en persona. Barcelona: Paidós.

Salama, H. (2001). Psicoterapia Gestalt. Proceso y metodología. México: 2da edición. Alfaomega.

Salama, H. (2012). Gestalt 2.0 Actualización en Psicoterapia Gestalt. México: Alfaomega.

Salama, H. y Villarreal, R. (1988). El enfoque Gestalt, una psicoterapia humanista. México: Manual Moderno.

Safran, J. D. y Muran, C. (2005). La alianza terapéutica, una guía para el tratamiento relacional. Bilbao: Desclée de Brouwer.

Schoch De Neuforn, S. (2000). La relación dialogal en Terapia Gestalt. Madrid: Los libros CTP.

Schnake, A. (1987). Sonia, te envío los cuadernos café. Santiago de Chile: Cuatro Estaciones.

Schnake, A. (1995). Los diálogos del cuerpo. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.

Schnake, A. (2001). La voz del síntoma. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.

Stevens, B. (1979). No empujes al río. Chile: Cuatro Vientos.

Stevens, J. (1976). El darse cuenta. Chile: Cuatro Vientos.

Stoehr, T. (1998). Aquí, ahora y lo que viene. Chile: Cuatro Vientos.

Yontef, G. (1995). Proceso y diálogo en psicoterapia Gestalt. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.

Zinker, J. (1980). El proceso creativo en terapia Gestalt. Buenos Aires: Paidós.

Zinker, J. (2013). En busca de la buena forma. Sinaloa,

 

Colabora con el proyecto Gestaltnet

Necesitamos tu ayuda para continuar adelante.
Si te resulta útil e interesante que este proyecto continúe, haz un donativo.

¿Te parecen interesantes los artículos que publicamos en Gestaltnet?

¿Quieres colaborar a que esta página siga actualizada y al día?
Colabora con un donativo.

Gestaltnet quiere continuar dando servicio a la comunidad gestalt

Necesitamos tu ayuda para hacer este servicio sostenible.
Haz un donativo, sólo te llevará un minuto.