Un apoyo específico para cada interrupción del contacto

Un apoyo específico para cada interrupción del contacto

El apoyo en la terapia Gestalt se presenta como la intervención terapéutica específica para toda interrupción del ciclo de contacto. Tiende a asumir la función espontánea del organismo para completar el contacto deseado con el entorno. ¿Cuál es la intervención terapéutica más apropiada en la confluencia neurótica, en la introyección, en la proyección, en la retroflexión y en el egotismo?

“Para una terapia de la concentración, el problema de entrar en contacto con las funciones-ego que se perdieron no difiere de cualquier otro problema de orientación y de manipulación creativa, porque el awareness… o un tipo no satisfactorio de awareness… se considera simplemente como otro obstáculo en el campo organismo/entorno. Es necesario sentir la necesidad, acercarse, destruir, para poder identificarse, entrar en contacto y asimilar. No se trata de curar alguna cosa del pasado, ni de salvarlo de la defensa de una coraza, sino de hacer un ajuste creador en la situación actual. Para completar la Gestalt en la situación actual es necesario destruir y asimilar el obstáculo de la falta de awareness”. (Perls y col.(1))

Esta definición terapéutica en la Gestalt nos conduce a nuestro tema, ayudándonos siempre a elucidar lo que es el apoyo en nuestro enfoque. Se trata de una concepción fundamentalmente diferente de la que se define en lo que se llama la "terapia de apoyo", donde el objetivo principal es reforzar el Yo. El apoyo en la terapia de la Gestalt es, en primer lugar, una función del entorno y, a continuación, del organismo mismo, que tiende a la eliminación del obstáculo del campo de interacción organismo/entorno. El obstáculo es el que, en la cita de Perls, llama “awareness insatisfactorio” o “falta de awareness” (al destruir y asimilar, al digerir) y que Giovani Salonia y el matrimonio Muller actualmente, han definido, mucho más concretamente, en términos de bloqueos, de interrupción de la experiencia de contacto(2).

Entonces, en la Gestalt-terapia, el apoyo se presenta como la intervención terapéutica específica para toda interrupción del ciclo de contacto. Tiende a restablecer la funciónespontánea del organismo de finalizar el contacto deseado con el entorno. En otros términos, el apoyo debe permitir al self llegar plenamente a la frontera-contacto, eliminando los bloqueos específicos, no en términos de desensibilización del comportamiento ni de comprensión cognitiva del bloqueo, sino mediante un proceso creativo de adaptaciónque acontece mediante la desestructuración y la asimilación del proceso disfuncional.

El individuo crece si tiene la experiencia al mismo tiempo del aspecto positivo y del anacronismo del bloqueo y si encuentra modos alternativos, en el presente, de orientar su energía (a través del apoyo terapéutico o del entorno) ofreciendo el medio de llegar a la frontera-contacto y permitiendo el intercambio con el entorno.

Laura Perls(3) afirma que “el contacto puede ser bueno y creativo únicamente en la medida en que se dispone de un apoyo suficiente y adecuado. Toda falta de apoyo es sentida como ansiedad (…)". Los procesos fisiológicos primarios -continúa- (la respiración y la digestión), la postura de pie y la coordinación, las sensaciones y el movimiento, el lenguaje, las costumbres, los métodos sociales y las relaciones y todo lo que hemos aprendido y vivido constituyen nuestro apoyo interno… cuando estos aprendizajes (convertidos en automatismos) dejan de ser útiles, se transforman en bloqueos del proceso actual. “En la Gestalt desactivamos estos automatismos, permaneciendo con el conflicto aparentemente insoluble y explorando todos los detalles disponibles (…) aumentando la conciencia y favoreciendo los insights correspondientes, posibilitando las alternativas de resensibilización y removilización de las energías y, entonces, el cambio puede tener lugar.”
 

¿Cuál es el apoyo específico del entorno que un determinado paciente, en un momento relacional determinado,  necesita para concluir la experiencia del contacto?

Esta es la cuestión que nosotros, los Gestalt-terapeutas, debemos plantearnos en toda relación terapéutica.

La pura comprensión del bloqueo no es suficiente para permitir al organismo crear una adaptación nueva y más funcional y por otro lado es genérica, por lo que no responde a la exigencia de apoyo específica de la fase de contacto en la que el paciente se bloquea. Del mismo modo, el hecho de desenredar las tensiones musculares y los bloqueos emocionales que se producen para hacer emerger la energía retenida, es insuficiente como apoyo si no se le ofrece igualmente al paciente la ocasión y la posibilidad de estructurar y canalizar esta energía, para llegar al intercambio que necesita con el entorno.

Estas expresiones nos permiten encontrar dos importantes aspectos del método de intervención. Uno es la necesidad de tener instrumentos diagnósticos precisos que permitan a los terapeutas orientarse en el tipo de apoyo a proporcionar. Otro, la necesidad de un diagnóstico sobre la fase del ciclo de contacto donde el paciente se bloquea, me refiero  así mismo, a una comprensión del grado de perturbación psíquica del paciente en el plano relacional: necesitamos instrumentos para un diagnóstico diferencial de las perturbaciones graves -bordeline y psicóticas- y neuróticas.

De este aspecto, han hablado otros antes que yo (cf. Muller-Ebert et col…). Nos han dado una idea de la forma en la que es posible que estos instrumentos existan y sea mejorada su elaboración en el dominio de la Gestalt.

El otro aspecto metodológico nos recuerda la facultad del organismo de funcionar de manera autónoma y satisfactoria, sana, solamente si ha pasado por una buena experiencia del “nosotros” (Salonia (4)). En este sentido, la gestalt-terapia procede decididamente según un enfoque relacional, que postula la formación de la personalidad en función del la relación entre organismo y entorno. En otros términos, el autoapoyo no es posible más que con una buena experiencia inicial de hetero-apoyo, de confluencia sana entre organismo y entorno. Esto refleja un paralelismo en términos de la afirmación de Perls (que más tarde se convirtió en una fórmula) respecto a la necesidad del paciente y de la persona en general, de pasar del hetero-apoyo al auto-apoyo… Entonces, si por una parte es necesario compartir la crítica que ha expresado Isadore From respecto a esta fórmula, según la cual, en términos de experiencias actuales de contacto, nadie puede pasar del apoyo del entorno (¡ninguno de nosotros podría quedar sentado ahora si no tuviera el apoyo de la silla!), por otro lado, es cierto también que nadie podría fiarse del apoyo del entorno y aprovecharlo plenamente (en nuestro ejemplo de silla) si no hubiera aprendido por primera vez (a través de las primeras experiencias corporales de contacto) que su cuerpo posee una consistencia interna (músculos que contienen sensaciones y que permiten el movimiento, un esqueleto que contiene los órganos y sostiene, etc…) y fronteras bien precisas que nos permiten, entre otras cosas, posarnos sobre la silla.
 

El apoyo específico del entorno en las diferentes fases de la experiencia de contacto

Para poder orientarse en el tipo de apoyo a ofrecer al paciente en los diferentes momentos del proceso terapéutico y de la sesión, es necesario referirse a un modelo del desarrollo normal y patológico de las capacidades del organismo de establecer un contacto con el entorno.

Me refiero pues, a los dos trabajos de Salonia que, más detallados que los precedentes (cf. entre otros Clarkson(5), Zinker(6), E. Nevis(7), Smith(8)), definen las fases evolutivas de la capacidad del individuo de establecer un contacto con su entorno. Sin considerar aquí los estudios sobre la redefinición en términos de ciclo de contacto de los desórdenes descritos por la psiquiatría clásica (narcisismo, histeria, síndrome bordeline, etc...), conducidos por los discípulos alemanes de Isadore From (Muller-Ebert y col,,,; cf. también Kogan  y col(9)). Aporto a continuación los diagramas que hay que tener en cuenta para comprender lo que voy a decir. 

CICLO DE CONTACTO

 

Tabla 1

 

 

INTERRUPCIONES DEL CICLO DE CONTACTO

 

Tabla 2

 

¿Cuál es el apoyo específico a ofrecer en la confluencia neurótica, en la introyección, en la proyección, en la retroflexión y en el egotismo?

Es preciso, ante todo, partir del importante principio de que todo apoyo específico está en función del "next", del siguiente grado. Así, por ejemplo, una persona que proyecta como modo neurótico de contacto con su entorno, debe ser apoyada en su capacidad de contener su energía en función de un contacto más realista entre el Yo (organismo) y el Tu (entorno). Y así sucesivamente.
 

Confluencia neurótica

Se trata de un bloqueo de la primera fase del contacto, la de la emergencia de la necesidad y del interés por el entorno. Cuando aparece un interés significativo respecto al entorno, el organismo no consigue separarse de la situación en la que se encuentra, porque bloquea la emergencia misma de la necesidad.

Experimenta la fobia a la autonomía. Se la define pues como falta de diferenciación del organismo -o partes del organismo- en la relación con su entorno.

Entorno y organismo no son diferenciados. El contacto prolongado lleva a la desensibilización del organismo en su relación con el entorno actual (ver tabla 3).

El organismo pierde sus refencias y no tiene el sentido de su propia dirección. En la confluencia -dicen los fundadores- el neurótico no es consciente de nada y no tiene nada que decir, mientras que el self que se concentra, se siente rodeado por una oscuridad opresiva (Perls y col.).

Como existe un mecanismo para cada patología, es particularmente importante conocerlo y proporcionar el apoyo adecuado.

Objetivo Terapéutico.

Favorecer la diferenciación entre organismo y entorno, sin negar la experiencia previa, con la que el paciente se encuentra aún en confluencia pero, permitiendo a éste último, probar la propuesta del terapeuta, como del mismo modo, descubrir la excitación unida a la transgresión, a la ruptura de la simbiosis (la confluencia sana es la que ofrece un apoyo y permite al mismo tiempo la emergencia de la autonomía). Superar la fobia a la autonomía.

Técnica.

Todas las técnicas sobre la conciencia son todavía difíciles de aplicar (por ejemplo, “¿qué sientes?”, “¿qué haces?”, “¿qué es lo que quieres?”, etc…) porque el organismo está desorientado, y no tiene aún una definición clara de lo que le pertenece como suyo o de lo que pertenece al entorno. La función-ego del self no está activada. Los procesos de alienación y de identificación no pueden tener lugar si, en primer lugar, el organismo no capta la emergencia de la necesidad y si no se apropia, pues, de la energía ligada a este acontecimiento. Entonces, antes que preguntar “¿qué sientes?”, es útil preguntar al paciente: “¿Quién es el que siente?”

Ejemplo(10).

La paciente comienza diciendo: "¡Bien! Si necesito decir la verdad..." El terapeuta responde enseguida: "No digas la verdad, di una mentira". En este caso, el terapeuta favorece la ruptura con una confluencia precedente ("decir la verdad" no solamente como una consigna introyectada, sino también como un modo de estar diferenciado que bloquea la emergencia de una tendencia a la acción), a través de la cual la paciente ha comenzado automáticamente a ponerse en relación y acoge la excitación ligada a la mentira, a la transgresión.

Recorrido terapéutico(11).

De una percepción indiferenciada de un dominio organismo/entorno (O==E), es necesario llegar a una percepción de las diferencias entre los dos elementos del dominio O#E .
 InterrupciónNivel fenomenológicoEl self que se concentra Objetivo terapéutico Apoyo Confluencia neurótica El paciente no es consciente de nada y no tiene nada que decir

 Se siente rodeado por una oscuridad oprimente. O==E

(O o partes del O)
 Favorecer la diferenciación entre organismo y entorno

 Aparición de sentimientos de diferenciación.

O#E
 Introyección El paciente justifica como normal lo que siente como un cuerpo extraño que quiere rechazar Siente como un cuerpo extraño lo que quiere rechazar. O<E Hacer emerger la excitación unida a la identificación de la necesidad, la sana agresividad, la manipulación del entorno El terapeuta debe volver al fondo para permitir al paciente descubrir la necesidad. o>e Proyección El paciente está convencido de la evidencia sensorial

 Siente una laguna de la experiencia. O|E
 Favorecer la expansión de las fronteras del yo de manera que se adapten a la energía Estructurar la energía. Proporcionar el contacto que contenga la energía del paciente. O/E Retroflexión El paciente está involucrado y comprometido Se siente excluído del entornoFavorecer una sana experiencia de  confluencia (confiar en el entorno) superando la fobia a la unión.

  Favorecer la percepción de un entorno no necesitado. Plantear preguntas
 Egotismo El paciente es consciente de todo, tiene algo que decir de todo Se siente vacío, sin necesidades ni intereses. o>eRecuperar la espontaneidad. Recuperar la experiencia del post-contacto en función de la asimilación. O=E

 Tabla 3

 
 

Introyección

Es la fase en la que el organismo comienza a hacer emerger y a identificar la necesidad.

Una vez conseguido, los aprendizajes precedentes (introyectados) pueden, a falta de apoyo del entorno, servir para definir la necesidad, servir de diana sobre la que es posible desplazar la atención para huir de la angustia de la sensación de vacío provocada por la percepción de la necesidad (cf. Salonia).

Este proceso podría ser ilustrado de la siguiente manera: siento la necesidad--->no recibo el apoyo del entorno que me permite orientarme en la búsqueda de la satisfacción-->me concentro en el vacío (como opuesto perceptivo de la necesidad)-->recuerdo las cosas aprendidas para comprender lo que pasa y bloqueo la energía ligada a la necesidad.

Las generalizaciones y los "es necesario que yo" caracterizan esta fase.

En el texto fundamental (ver tabla 3) se lee: "En la introyección, el neurótico justifica como normal lo que el self que se concentra siente como un cuerpo extraño que quiere rechazar" (Perls y col.)

Objetivo terapéutico.

Hacer emerger la excitación ligada a la identificación de la necesidad, la sana agresividad, la manipulación del entorno. Volver a canalizar la energía ligada a la necesidad.

Técnicas.

En esta fase todas las técnicas sobre la conciencia son beneficiosas, con el fin de permitir descubrir la necesidad.

Gran parte de las técnicas clásicas de la terapia Gestalt sobre el awareness son apropiadas en esta fase, desde el "¿qué siente?" a la dramatización de aspectos de sí, a la concentración, a la amplificación, al "conformese con eso y respire", a la transformación de preguntas en afirmaciones.

Lo que es muy útil también en el curso de esta fase son las técnicas de la Programación Neuro-Lingüística(12) sobre la necesidad de evitar las generalizaciones y las omisiones (por ejemplo, "nadie me ama", "estoy enfadado"), del mismo modo que las técnicas de la Terapia Racional Emotiva(13).

El terapeuta debe volver al fondo para permitir al paciente efectuar el proceso inverso de la introyección. Dando por supuesto que es muy probable que el paciente introyecte también al terapeuta, es bueno que, para dar el apoyo específico en esta fase, no llene de explicaciones, que no haga comentarios o interpretaciones, sino que acoja y estimule el progreso del paciente, lo hace para que poco a poco se forme una figura.

En esta fase son desaconsejables las técnicas focalizadas en el contacto (ejemplo, Yo-Tu, el diálogo, el análisis del contacto), porque pueden ser "tragadas" por el paciente, en otras palabras, vividas como fortalecimiento del dominio del entorno, en detrimento de su poder personal. De cualquier manera, es necesario evitar la hiperactividad del terapeuta.

Es importante no solamente permitir la identificación de la necesidad con técnicas centradas sobre el "awareness", sino también ofrecer el apoyo a la necesidad que emerge (no evaluar ni interpretar), de tal manera que el paciente defina la energía relacionada con él, como capaz de llenar el vacío anteriormente percibido.

Ejemplo:

El paciente pregunta con ansiedad: "¿Doctor, que debo hacer?". El terapeuta guarda silencio. El paciente repite la pregunta. El terapeuta persiste en su silencio y se pone incluso a leer el periódico. El paciente se encoleriza y exclama: "Pero en definitiva, ¿qué clase de doctor es usted? ¿Cómo pensáis ayudar a las personas si no les habláis nunca?. El terapeuta responde: "¡Bien! vamos a poder ponernos a trabajar".

Recorrido terapéutico:

De una prevalencia del entorno en el campo de la percepción del paciente (O<E) es necesario pasar a una prevalencia del organismo (O>E).
 

Proyección

La necesidad ha emergido y la energía ha sido identificada. El bloqueo en esta fase está relacionado con el miedo no a su propio vacío, sino a la incapacidad de contener su energia. Una vez que se llegó allí, es necesario el apoyo apropiado del entorno, el organismo proyecta sobre el entorno sensaciones y vivencias que le son propias, o bien se convierte en un investigador obseso del entorno (cf. Salonia) (ver tabla 3).

Los fundadores dicen: "En la proyección, el neurótico está convencido de la evidencia sensorial, mientras que el self que se concentra, siente una laguna en la experiencia" (Perls y col.)

Objetivo terapéutico.

Ofrecer al organismo un espacio, un continente apropiado con el fin de que llegue a adaptar la percepción de sus fronteras a la percepción de su propia energía. Ofrecer el contacto como continente de las sensaciones del paciente, porque en esta fase existe una gran energía y poca estructura. 

Técnica.

La técnica fundamental es proporcionar una relación donde el terapeuta sirve para contener la energía del paciente. Es sólo después de que el paciente experimente esta posibilidad de ser contenido, de considerar el entorno como un apoyo y no exclusivamente como fuente de demandas continuas de prestaciones, que el paciente puede permitirse crecer hasta sus propios límites. Por esta razón es más útil pedir "respira hasta los límites" o compartir los miedos del paciente cuando aparecen, que recurrir a las técnicas de concentración (como "da una razón", "cierra los ojos y respira") que ciertamente aumentarían la angustia del paciente de no contener su propia energía. En otros términos, es necesarios hacer de manera que el paciente permanezca en el contacto nutricio con el terapeuta, precisamente cuando es más fácil para él (o para ella) escaparse en la "evidencia sensorial".

Ejemplo.

El paciente dice: "Sé lo que piensa de mi, ¡está evaluándome!" El terapeuta responde: "¿Qué pasaría en usted si no se sintiera evaluado?" El paciente dice: "No sabría qué hacer" El terapeuta responde: "No sabe cómo orientarse cuando siente tantas cosas en su interior".

Recorrido terapéutico.

De una situación perceptiva donde el organismo se definía inadecuado para contener la energía necesaria para atender al entorno (OIE), es necesario pasar a una situación perceptiva donde el organismo puede fiarse del intercambio con el entorno (O/E).
 

Retroflexión

La necesidad ha sido identificada y la excitación ha dirigido el organismo a su fin. El organismo está preparado para la acción, para el contacto. Si en ese momento falta el apoyo, el organismo se detiene y se orienta hacia sí mismo (ver tabla 3).

El texto fundador se expresa así: "En la retroflexión, el neurótico está atareado y comprometido, mientras que el self que se concentra se siente excluído del entorno" (Perls y col.)

Objetivo terapéutico.

Favorecer una sana experiencia de confluencia, la experiencia de confiarse en el entorno superando a la fobia del vínculo.

Técnica.

Además del proceso terapéutico que es diferente dependiendo de la estructuración temática de la perturbación, en lo que concierne a los procedimientos, todas las técnicas centradas en el contacto, como el diálogo Yo-Tu, la confianza puesta tanto a nivel corporal como afectivo, son apropiadas. Además, es importante facilitar las preguntas del paciente y sus llamadas de ayuda. En ese sentido, podemos situar mejor el concepto de Perls "cambiar las preguntas en afirmaciones" como apoyo específico en la fase de introyección, así como la afirmación de Erving Polster(14) concerniente a la función de la narración de las preguntas como apoyo específico en la fase de la retroflexión si las preguntas son planteadas por el paciente al terapeuta, y en la fase de la confluencia o de la introyección si las preguntas son planteadas por el terapeuta al paciente.

Si finalmente consideramos algunos aspectos temáticos críticos de esta fase (cf., entre otros, Muller-Ebert y col., Miller(15), Lowen(16)) tales como el miedo a ser humillado y la fobia de la pertenencia, es importante que el paciente, con el fin de que pueda fiarse de él, reestructure la habitual percepción del entorno necesitado, en entorno capaz de ocuparse de él.

Ejemplo.

El paciente dice al terapeuta: "Usted es importante para mi". El terapeuta responde: "Me alegra" y no "usted es también importante para mi", lo que en esta fase sería con mucha probabilidad percibido por el paciente como una demanda de cuidado y de interés por parte del terapéuta.

Recorrido terapéutico.

En una situación perceptiva en la cual el organismo se sitúe en el entorno como alguien que debe ocuparse (O>E) es necesario pasar a una situación en la cual el organismo percibe que es posible que sea el entorno quien se ocupe de él (E>O) y que eso no le dé la impresión de ser "arrinconado".
 

Egotismo

Tan pronto como el contacto final ha comenzado, el organismo se retira antes de llegar a la satisfacción, he aquí porqué no llega a aprender de la experiencia. La asimilación del self está trabada (ver tabla 3)

"En el egotismo el neurótico es consciente de todo y tiene algo que decir respecto a todo, pero el self que se concentra se siente vacío, sin necesidad ni interés". "Para el self, todo es potencialmente interesante y nuevo -hay una frontera por todas partes y ningún límite a la acción- pero nada es interesante" (Perls y col.)

En la relación entre terapeuta y paciente, esto a menudo se traduce en ciertas formas de cambio fallido, aunque el terapeuta esté convencido de hacer un excelente trabajo durante las sesiones. Es el caso de los pacientes perfectos que no cambian jamás, colaborando y abandonándose -hasta un cierto punto- a la experiencia de contacto.

Objetivo terapéutico.

Recuperar la espontaneidad del proceso de aprendizaje en la experiencia de contacto.

Técnica.

Favorecer la experiencia del post-contacto, la función de asimilación. Sostener la experiencia de las sensaciones y de los aprendizajes que emergen al final de la sesión o inmediatamente fuera de la sala donde se desarrolla la terapia. El terapeuta debe hacer tomar consciencia al paciente de la manera precoz en que cierra el contacto, invitarlo a quedar en la experiencia del contacto, plantear cuestiones sobre lo que ha aprendido durante la sesión. El "good-bye" y los "ejercicios a hacer en casa" constiuyen técnicas específicas útiles en esta fase que, a pesar de su gran importancia, es habitualmente descuidada en la literatura sobre la metodología terapéutica. Es en esta fase que, utilizando una metáfora querida en terapia gestalt, permite al alimento transformarse en sangre, almío transformarse en yo.

Recorrido terapéutico.

De una situación perceptiva en la cual el paciente, a pesar de su inteligencia y sus buenas cualidades, se define como incapaz de cambiar, de crecer (o>e), es necesario pasar a una situación perceptiva en la cual el paciente es puesto al día sobre sus propias experiencias (reactivar la función personalidad del self) y por tanto, plenamente consciente del lugar que ocupa en el mundo (O=E).
 

Conclusión

Lo que acabo de exponer hoy no es más que un primer embrión de un esquema de ideas sobre el apoyo específico que el terapeuta Gestalt puede ofrecer para desanudar los bloqueos debidos a las interrupciones de las diferentes fases de contacto.

Mi contribución quiere ser un estímulo -sobre el cual nuestro grupo de estudio del Entrenamiento Avanzado de la didáctica en Terapia Gestalt continuará trabajando- para construir una metodología de intervención cada vez más diferenciada y articulada.

Nuestra experiencia didáctica nos pone, en efecto, continuamente frente al desafío de integrar el estilo personal de los terapeutas que formamos, a la demanda específica de apoyo ambiental que cada paciente nos plantea específicamente..

Reproduciendo lo que ha sido dicho en el transcurso del 1º Congreso de Psicoterapia de la Gestalt, aquí en Roma, en 1983 -congreso que ha contado entre otros con la presencia de Isadore Fromm- enseñar la psicoterapia supone el arte de transmitir un arte(17).

El modelo que hemos presentado hoy desarrolla ciertas intuiciones elaboradas en el nacimiento de la Terapia Gestalt y ofrece a los terapeutas de esta aproximación, la posibilidad de ofrecer una estructura a la creatividad. Este momento en que la creatividad, ampliamente experimientada por los terapeutas Gestalt, se integra en una reflexión teórica que le permite poder ser "transmitida" y productiva, se me representa como un momento necesario y significativo.

 

NOTAS

(1) Perls, Hefferline y Goodman, Gestalt-therapy, (1951)

(2) G.Salonia, Tempi e modi di contatto, en Quaterni di Gestalt, nº 8-9, 1989 Muller-Ebert j., Josewski J., Dreitzel P., Muller B., Narcisisme, document  de   l'institut de Gestalt, Bordeaux, nº 38, 1990

(3) en "Commentaires sur les directions nouvelles"(1976), documentos del instituto de Gestalt, Bordeaux, nº 40, 1991

(4) G. Salonia, Dal noi all'Io-Tu; contributo per una teoria evolutiva della Terapia Gestalt, inQuaterni di gestalt, nº 8-9, 1989

(5) Gestalt-therapy in action, Sage Publishing, London, 1989

(6) Se créer par la gestalt, Ed. de l'Homme, 1981

(7) Organizational Consulting, a Gestalt Approach, GIC Press/Garner Press, 1987

(8) The body in Psichotherapy, Mc Farlan & Co Inc Pub, 1985

(9) Kogan G., Lamertz C., Lorenz M., Hysterische Prozesse, en Gestalt-terapie, nº 2, 1989

(10) Es siempre arriesgado aportar ejemplos, cuando se habla en términos de proceso y no de contenido, porque no estamos en situación de coger los elementos esenciales del proceso (que serán después aplicables a situaciones diferentes), corremos peligro de tragar de manera acrítica los contenidos de los ejemplos y perder pues, la esencia. Es por esto que invito al lector a coger el sentido de los ejemplos citados aquí en elcontexto teórico donde son insertados y no "transportarlos" fuera de este contexto a otras situaciones.

(11) Inserto en esta sección la explicación de los símbolos "O" y "E" que, en el esquema aparecen bajo los terminos "le self que se concentra" y "apoyo", releyendo el significado en términos de camino terapéutico a seguir. El signo == es utilizado para dar a entender "superponible"; # por "diferente de"; > por "más grande que"; < por "inferior a"; | por "separado de"; / por "abierto a"; = por "parecido a"; Los símbolos "O" y "E" están escritos en mayúsculas cuando indiquen una predominancia perceptiva.

(12) Bandler, R. & Grinder J., The structure of Magic, Vol I & II, Science and Behavior Books, Santa Clara, CA.

(13) Ellis, A. Rational-Emotive Psychotherapy, Ins. of Rational Living, N.Y., 1963

(14) Polster, E., Every Person's Life is Wort a Novel, W.W Norton, 1987

(15) Miller, A. Le drame de l'enfant doué, PUF

(16) Lowen, A. Gagner à en mourir, H.&G. 1987

(17) Spagnuolo Lobb, M. La psicoterapia della Gestalt in Italia: verifica, didattica, in Quaterni di Gestalt nº1, 1985

 

Traducido en el Laboratorio de traducción de Gestaltnet.net:
Traducción: Begoña Marcos Buján
Revisión: Eva Maurí CresencioDavid Picó Vila

Comentarios

Muchas gracias por el artículo, iluminador y a mi me ha ayudado a centrarme mucho en lo concreto del momento en la relacion con el otro.

¿Las tablas a las que hace referencia son accesibles?

Un abrazo a todos y gracias por vuestro trabajo de Revolución

Hola Rubén, muchas gracias por tu comentario. 
Lo sentimos mucho pero no tenemos las tablas que la autora menciona en el texto. 
Un abrazo para ti también. 
 

 

 

Colabora con el proyecto Gestaltnet

Necesitamos tu ayuda para continuar adelante.
Si te resulta útil e interesante que este proyecto continúe, haz un donativo.

¿Te parecen interesantes los artículos que publicamos en Gestaltnet?

¿Quieres colaborar a que esta página siga actualizada y al día?
Colabora con un donativo.

Gestaltnet quiere continuar dando servicio a la comunidad gestalt

Necesitamos tu ayuda para hacer este servicio sostenible.
Haz un donativo, sólo te llevará un minuto.